GOBIERNO SUSPENDE CORTE DE PINARES EN NUEVA SEGOVIA, MADRIZ Y DIPILTO

Quizás no llego tarde para los árboles, especies y habitantes de las Segovias y el amanecer deje de ser una tentación y mañana surja un nuevo sol para el hábitat que pernocta en los pocos árboles que quedan. Finalmente el Gobierno de Nicaragua, habría decidido esta tarde, suspender los permisos de corte, traslado y transformación de madera de pinos en Dipilto Jalapa, Madriz y Estelí, como medida para iniciar una auditoria sin precedente.
 
Aunque no lo han anunciado oficialmente, desde hoy por la tarde los madereros de esas localidades, reaccionaron molestos, y durante una conferencia de prensa con la prensa local, sentenciaron que éstos también se movilizaran a las calles a protestar, contra la media que llamaron, “exagerada”.
 
“Es el preámbulo del anuncio de suspender todos los permisos de “corte y aprovechamiento, que Dios quiera, no llegue tarde pero que al menos representa una esperanza ya que la medida será por poco tiempo, mientras se realice una auditoria en los aserríos y planteles de los madereros”, aseguró Hazley Tournier, del grupo ambientalista Mogotón en Dipilto- Jalapa.
 
El Gobierno de Nicaragua, había otorgado a través del Instituto Nacional y Forestal (INAFOR), decenas de permisos de corte de pino como medida de “sanar el bosque de pinares de la plaga del gorgojo descortezador”, sin embargo pobladores y ambientalistas denunciaron que los madereros estaban extrayendo árboles afectados y sanos, además de realizar tala rasa, dejando losa ríos sin agua y a cientos de habitantes de Dipilto – Jalapa, Madriz y Estelí sin la misma.
 
El decreto aún desconocido, fue anunciado los madereros esta tarde en la ciudad de Ocotal y aseguraron que la medida pone en riesgo la economía del sector, sin embargo para el asesor presidencial para asuntos ambientales, Jaime Incer Barquero, son apenas unas doscientas familias las que se benefician del comercio de la madera contra unas 250 mil habitantes que viven del agua, y que está en riesgo no solo la vida humana, sino también; cultivos para la sobrevivencia de estas comunidades y granos básicos, producto de la extracción de pinares sin control.
Obispos Reaccionan.
 
“Creo que vivimos momentos de emergencia a nivel del planeta Tierra. Y en Nicaragua lo sufrimos en modo dramático: la escasez de agua, la deforestación irracional, la contaminación del suelo y podríamos multiplicar los problemas”, afirmó este miércoles Monseñor Silvio Báez Ortega, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, quien disertó en un seminario organizado por la Iglesia Católica sobre la Encíclica Laudato Si.
 
Los obispos convocaron al Foro Nacional “Juntos Cuidemos Nuestra Casa Comun”, organizado por Caritas Nacional en el que expusieron Monseñor Carlos Herrera, obispo de Jinotega,
Monseñor Silvio Baez Ortega, Fray Carlos Tórrez, Víctor Campos del Centro Humbolt y el naturalista Jaime Incer Barquero.
 
“Estoy convencido de que la solución vendrá de la concientización de la población”, agregó Báez Ortega, quien hizo una profunda reflexión sobre la destrucción del planeta y las consecuencias para la humanidad.
 
“Hay que replantearnos el cómo y el qué hacer” para frenar y revertir el desastre, dijo el obispo auxiliar.
 
Tomado del BOLETIN ECOLOGICO