JOVEN VIOLADA POR POLICÍA LO PERDONA Y PIDE UNA OPORTUNIDAD

La joven de 22 años de iniciales J.S.M.V. dijo este miércoles frente a la juez Indiana Gallardo, titular del Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia, que perdona al policía Lester Chévez Tórrez, quien supuestamente la violó el pasado 28 de marzo en una oficina de la Policía del Distrito Dos de Managua, donde la muchacha estaba detenida por posesión de drogas.

Durante su audiencia en la que se le acusa por el delito de tráfico de estupefacientes, expresó que “Dios en los cielos es el único que nos va a dar la fortaleza para superar cualquier cosa y lo que único que le estoy pidiendo a Dios es que me ayude a sanar mis heridas y que también me perdone por todos mis errores”, dijo la joven.

“Sólo Dios sabe lo que yo siento, que Dios me perdone y se haga su voluntad. Usted sabe que en la Biblia dice que de él es la venganza, entonces se la voy a dejar en las manos de él. Así como yo le pido perdón a mi Dios, también yo tengo que aprender a perdonar. Lo perdono (a Lester), se lo dejo a Dios, porque en la Biblia dice que de él es la venganza, no mía, lo único que así como yo tengo que perdonar espero que también me den una oportunidad, por mi hija. Espero que me den una oportunidad más por mi hija, de cambiar. Que Dios se lo cobre a él, no tengo yo por qué llenarme mi corazón de odio, ni de rencor porque se está haciendo justicia”, expresó.

Según la acusación del Ministerio Público en el caso de violación, indica que “el policía se desempeñaba como oficial de inspecciones oculares y sacó a la joven de la celda a la 1:00 de la madrugada y la llevó a una oficina de la delegación policial, donde primero le pidió 15 mil córdobas para ayudarle a resolver el caso de droga del que era investigada la joven. El oficial hasta le facilitó el teléfono a la joven para que llamara a su padre y este llevara el dinero para cerrar el caso de droga. Como transcurrió una hora y no llegaba el padre de la joven a dejar el dinero, el policía Léster, en la oficina, quiso besar por la fuerza a la joven, después le levantó la blusa y le succionó los pechos; posteriormente le bajó el pantalón y por encima del blúmer le mordió las partes íntimas, le metió un dedo de la mano en la vagina y finalmente la obligó a que le practicara el sexo oral”.

La defensa de la acusada invocó a la judicial Gallardo la pena natural, es decir el daño que le causó (la violación) es mayor que el delito que cometió (tráfico de estupefacientes).

La juez Gallardo programó juicio el próximo 18 de abril.

© 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!