PIES DE REO MUTILADOS TRAS GOLPIZA POLICIAL

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), denunció este lunes la supuesta acción violenta de la policía de Matagalpa, contra un reo de Matiguás a quien le mutilaron sus pies el pasado 29 de diciembre, tras una golpiza al momento de su detención.

Producto de una infección en las heridas en el cuerpo de Lanzas, especialmente en sus piernas, fue lo que llevó a los doctores a mutilarle ambos pies.

El supuesto robo de una bomba de fumigar fue lo que causó que la policía de Matagalpa capturara a Lanzas para que respondiera por el delito, cuya acusación no fue comprobada, debido a que el reo no pasó a la orden del juez.

La denuncia fue interpuesta hoy por el representante del CENIDH, Juan Carlos Arce, quien informó a 100% Noticias que a partir de hoy se interpondría la denuncia en el Ministerio Público y en asuntos internos de la Policía Nacional, para proceder contra los oficiales que realizaron la detención del reo.

“Su estado de salud se agravó, las heridas se le infectaron y eventualmente le surgió una especie de gangrena en las piernas, debido a la infección. Estas infecciones no fueron tratadas de manera oportuna por la policía de Matagalpa”, señaló Arce.

“Por medio de la presión de los mismos detenidos que gritaban a los policías que ese hombre se iba a morir en la celda, los oficiales de la policía de Matagalpa decidieron trasladarlo a una clínica de la policía donde según los familiares le recetaron únicamente acetaminofén”, agregó.

Por otro lado, Arce detalló que debido a que el estado de salud del reo se agravó más, se tuvo que trasladar al hospital Regional, donde los médicos dijeron que ya no había posibilidades de salvarle los pies y tuvieron que amputárselos.

El CENIDH señaló el hecho como “una acción violenta” y “un abuso por parte de los oficiales que participaron en el operativo”.

Las extremidades inferiores de Lanzas, presentan gangrena, sufrió fracturas en sus costillas y golpes en la cadera por los “culatazos” que le proporcionaron los oficiales.

Por su parte, la familia de Lanzas exige una investigación para castigar a los responsables.