MANAGUA CAÓTICA CON CADA LLUVIA

None
  El colapso del sistema de alcantarillado, las calles inundadas y el congestionamiento vial por temor a ser arrastrados por las correntiadas son hechos acostumbrados en la capital cuando llueve. Los desastres ocasionados por la lluvia deja al descubierto la vulnerabilidad de la capital y sus habitantes coinciden en esta debilidad. Cuando llueve “me voy a otras vías alternas, me tengo que parar porque quiebro el carro”, asegura un conductor de taxi. Las corrientillas sobre las principales calles de la capital hacen que “el carro empieza a navegar como que fuera barco”, asegura otro taxista, quien prefiere detenerse. Según Mario Montoya, del Centro Humboldt, “ya los espacios donde el agua se podía infiltrar ya son espacios urbanizados, son espacios donde el agua busca su caudal y se aglomera producto también de la acumulación”. El avance la urbanización sobre zonas verdes acaban poco a poco con la posibilidad de una capital libre de inundaciones y el lugar de ello, agravan la situación que viven los Managuas en cada invierno. Montoya señala que la acumulación de basura en los lugares que no son indicados contribuye a los desastres que ocasionan las lluvias.  

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ