"NO CONVIERTAN LA CASA DE MI PADRE EN UN MERCADO"

None
Los comerciantes de Jinotepe expresaron descontento hacia el párroco de esa ciudad previo al traslado al nuevo mercado “Jorge Mena Mátuz”, pues el religioso ha instalado mantas con mensajes en clara referencia al problema del desordenado comercio que los negociantes habían acumulado durante años. El padre Juan de Dios García había abogado en varias ocasiones para que el traslado de los comerciantes finalmente se llevara a cabo, sin embargo, quienes se resisten tachan de mala fe su intervención. “La parroquia es un Estado a parte del Gobierno que no mira las necesidades del pobre, solo las de ellos mismos”, señala la comerciante Bianca Pérez. Ante los señalamientos, el padre García, asegura haber abogado para que haya una transformación de la ciudad y el ordenamiento fuese integral. Al igual que los comerciantes, él y sus feligreses aseguran haber sido sujeto de amenazas por quienes se resisten al traslado. “Quiten esto de aquí, no convierta la casa de mi Padre en un mercado” se lee en una de las mantas ubicada en las afueras de la iglesia. Según García, 4 de las 5 entradas de la iglesia estaban clausuradas debido a los 44 tramos que la rodeaban, “entonces iniciamos una especie de recolección de firmas, al final conseguimos 8 mil firmas y al final las enviamos pacíficamente y se inició el proceso”, relató el párroco. Tras el primer traslado, algunos comerciantes se regresaron al centro de la ciudad. El padre García asegura que en ese momento iniciaron las amenazas para él y algunos feligreses, mientras los comerciantes aseguran que ellos también recibieron amenazas de parte de los feligreses. La ciudadanía de Jinotepe apuesta por que el traslado de los comerciantes traerá paz y terminará con el caos de mercado que había devorado la ciudad.