AVENDAÑO: "OPOSITORES ESTÁN APUNTANDO AL 33% DE LA COOPERACIÓN"

None

Para el economista y director de Consultores Para el Desarrollo Empresarial (COPADES), Néstor Avendaño, la iniciativa de la “Ley Nica”, -en la que se pretende que el gobierno de Estados Unidos sancione a Nicaragua y no reciba préstamos de los organismos financieros como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y el Banco Mundial- perjudicaría gravemente al país y sobre todo a lo más pobres.

Avendaño explicó a 100%Noticias, que antes del 2008, Nicaragua recibía dos tipos de cooperación para la ejecución de sus presupuestos: Uno de divisas líquidas de libre disponibilidad para el sector público para enfrentar la reducción de la pobreza y dos la de divisas líquidas atadas a programas y proyectos específicos del sector público, misma que el gobierno no puede reorientar a ningún otro gasto, solo a la ejecución de ese proyecto, afirma. El economista culpa a la oposición del país por promover la iniciativa de ley, así mismo del retiro del Programa Cuenta Reto del Milenio tras una denuncia ante la comunidad internacional en el año 2008.

“Los opositores se fueron a quejar (a instancias internacionales) por un fraude electoral y las elecciones municipales de noviembre 2008 y hubo un efecto negativo, se fue toda la cooperación en divisas líquidas de libre disponibilidad que el presidente de Nicaragua podía ejecutar para el alcance de un objetivo social”. Y agregó “se fue toda la donación de Europa, el apoyo presupuestario del Banco Mundial, del BID, la Cuenta Reto del Milenio (…), y quedaron las divisas líquidas atadas a proyectos”.

IMPACTO ECONÓMICO

Para el economista, el suspender la cooperación multilateral de estos dos organismos hacía el sector público de Nicaragua sería un “riesgo político” y añadió “es contradictorio que vayamos apuntarle a una cooperación de 250 millones de dólares anuales que está destinado a lo más pobres”.

El año pasado en términos redondos la inversión del BID representó 210 millones de dólares y es el principal organismo multilateral que le ayuda a Nicaragua y 40 millones de dólares del Banco Mundial, para un total de 250 millones de dólares.

Esta cooperación es importante y equivale un tercio de todos los préstamos que desembolsa el gobierno de Nicaragua en un año, o sea le están apuntando directamente al 33% de la cooperación para ejecutar programas.

Actualmente los préstamos internacionales son utilizados para proyectos sociales entre ellos el ordenamiento de la propiedad, educación pública, desarrollo de la micro, pequeño y mediana empresa, salud, sistema de administración fiscal, sector eléctrico, apoyo al sector transporte, actividad agropecuaria, agua potable vivienda y mejora de salud comunitaria, "¿en dónde concentra todo eso? Entre los sectores más pobres del país", lamenta Avendaño.