A 60 AÑOS DEL ATENTADO CONTRA SOMOZA

None
  “¡Bruto, animal!”, gritó el entonces presidente de Nicaragua Anastasio Somoza García, tras recibir tres de los cuatro disparos que propinó el poeta Rigoberto López Pérez. La noche del 21 de septiembre de 1956, el poeta leonés se camufló entre los invitados que celebraban en el club de León la nominación de Somoza para presidente en las elecciones 1957-1963. “Muy cerca de la mesa dejó de bailar, se agachó rodilla en tierra, y soltó los disparos contra la humanidad del tirano que gritó y se fue de lado, sin alcanzar llegar al suelo por la oportuna intervención de su ordenanza, teniente Nicolás Valle Salinas, que lo sostuvo vigorosamente por las axilas y lo mantuvo de pie”, detalla una publicación de END. Cuando intentó disparar un quinto tiro en la cabeza de su víctima con su revólver Smith & Wesson calibre 38, cañón de 2 pulgadas de largo, la guardia le acribilló con 54 balazos. Inmediatamente Somoza fue llevado al Hospital San Vicente a la espera de médicos del Militar, procedentes de Managua, aunque le rodeaban los mejores médicos y especialistas de León. En la madrugada del 22 de septiembre fue llevado a la capital en helicóptero y posteriormente Anastasia Somoza Debayle en el libro, "La Hija del dictador" relata que fue llevado a un Hospital de Panamá, país donde falleció finalmente el 29 de septiembre.