TERMINA EMBLEMÁTICO CONFLICTO DE PROPIEDAD ENTRE PRIVADOS

Uno de los más públicos y emblemáticos conflictos de propiedad entre privados llegó a feliz término a través de un acuerdo entre los involucrados este 29 de septiembre cuando las hermanas Patricia Deshiré, María Yolanda y María Auxiliadora, todas Terán Icaza, reconocieron al Lic. Rafael Estrada Granizo como tercero registral de buena fe sobre las propiedades adquiridas en la Comarca Salinas Grande en el departamento León, quien es un empresario nicaragüense radicado en Estados Unidos, que hace seis años realizó una inversiones para un proyecto turístico veraniego en ese sector. El mutuo acuerdo, fue plasmado en Escritura Pública celebrada ante la firma legal Corrales & Asociados. Este acuerdo establece medularmente que las hermanas Terán Icaza reconocen que el licenciado Rafael Antonio Estrada Granizo compró las propiedades en buena fe y lo reconocen como único dueño en dominio y posesión de las mismas y que este último, de igual manera que las primeras, se compromete a suspender toda acción legal, penal y administrativa que ambas partes hayan promovido en cualquier tribunal respecto al origen y fondo del conflicto. Como parte del acuerdo, el empresario Rafael Antonio Estrada Granizo no se opone al legítimo y justo reclamo de las Hermanas Terán Icaza tuvieran ante el Estado Nicaragüense por derechos de propiedad en relación con cualquier inmueble sobre el cual ellas tengan cualquier derecho legítimo de reclamo, incluyendo las propiedades de donde se derivan los títulos reconocidos como legales por el acuerdo, propiedad del Lic. Estrada Granizo. Es muy importante aclarar que este acuerdo fue a título gratuito, es decir que ninguna de las partes recibió ningún tipo de compensación económica o recíproca. De esta forma las partes iniciarán por la misma vía en que fueron introducidas, el retiro de todas las causas y solo se introducirán los escritos de desistimiento tanto en la vía civil como penal que conlleven al cierre total de los procesos originados por el conflicto. La lápida de éste conflicto que se prolongó por más de seis años lo sellaron con un caballeroso apretón de manos el Sr. Álvaro Duquestrada Gurdián, esposo de una de las tres hermanas Terán Icaza y el empresario nicaragüense Rafael Antonio Estrada Granizo. Con este acuerdo se sella el fin de este conflicto y la continuidad del proyecto con toda la seguridad jurídica que corresponde.