AUTORIDADES INFORMAN SOBRE DAÑOS CAUSADOS POR OTTO EN EL CARIBE SUR

None
Este martes, el director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González, y el vicetitular del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), Roberto Araquistain, presentaron un informe sobre los daños causados por el huracán Otto en Nicaragua. El huracán Otto, de categoría 2, se fue degradando hasta convertirse en tormenta tropical. El fenómeno climatológico impactó “con toda su fuerza en el municipio San Juan de Nicaragua” entre Punta Gorda y el delta del río San Juan y, luego, transitó hacia el sur, informó González. El principal objetivo del Gobierno era “preservar la vida de las personas”, para ello, las autoridades implementaron planes contingentes, que fueron avanzando de forma gradual. Las familias se movilizaron a los albergues con la asistencia de los Comités Municipales de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Comupred). Este ciclón impactó el Caribe Sur, Zelaya Central, Río San Juan y Rivas. Catorce municipios tuvieron distintos grados de afectación, entre estos, Bluefields, Laguna de Perlas, Corn Island, Kukra Hill, San Juan de Nicaragua, San Carlos, El Castillo, Cárdenas, Altagracia, Moyogalpa, Nueva Guinea, El Rama y Muelle de los bueyes. En esta zona, 11 678 personas de 73 comunidades y barrios fueron refugiadas en 152 albergues habilitados por el Gobierno. La mayoría provenía de zonas rurales de difícil acceso. Actualmente, 248 nicaragüenses están en refugios: 196 en Cárdenas, 20 en San Juan de Nicaragua y 42 en San Carlos. Según el titular del Sinapred, 827 viviendas fueron afectadas por el paso de Otto, 707 casas presentan daños parciales, especialmente, en el techo: 257 en San juan de Nicaragua, 294 en San Carlos, 194 en El Castillo, 45 Cárdenas y 37 Corn Island. De estas, 127 fueron destruidas. De igual forma, algunas edificaciones del Estado resultaron dañadas. Ocho centros educativos tienen daños parciales en el techo, 2 en San juan de Nicaragua y 6 en El Castillo; dos centros de salud, uno en San Juan de Nicaragua y otro en el Castillo, y varias delegaciones en San Juan de Nicaragua. Por otro lado, la caída de postes y tendido eléctrico provocó el corte del suministro de energía en San Carlos y en San Juan de Nicaragua, el que fue restablecido al día siguiente por las brigadas locales. En zonas urbanas, cayeron 127 postes. No hubo daños directos en la infraestructura de las carreteras, aunque el desplome de árboles y ramas dificultó el transporte en 82.5 kilómetros, especialmente, de San Carlos a El Castillo. De las zonas urbanas, San Carlos fue la más perjudicada por el desabastecimiento de agua debido a la falta de fluido eléctrico. En Corn Island, hubo marejadas. En el momento culminante del paso del huracán, el mar entró en los humedales. González destacó que el Gobierno brindó suministros humanitarios antes de que el ciclón llegara a Nicaragua. Las familias del Caribe, Río San Juan y Rivas recibieron, de forma anticipada, “colchonetas, hamacas, plástico, sábanas, frazadas”. El Ministerio de Salud envió nueve brigadas médicas, compuestas por 110 galenos, quienes se trasladaron a San Juan de Nicaragua, El Rama, Bluefields, Nueva Guinea, Zelaya Central, Rivas y San Carlos. Además de atender a los refugiados, el propósito del personal sanitario era evitar una epidemia. El director del Sinapred aseguró que 700 miembros de los gobiernos locales atendieron a los nicaragüenses durante la emergencia. En la evacuación de los ciudadanos,  participaron 12 365 agentes de la Policía, Bomberos y Cruz Roja. Igualmente, González destacó la colaboración de los nicaragüenses que fueron llevados a los albergues. Gracias al apoyo de la ciudadanía y al trabajo de las diversas instituciones de Gobierno, no hubo víctimas mortales o heridos. Por su parte, el vicetitular del Marena reportó que el huracán Otto afectó 62 kilómetros de vegetación en la reserva Indio Maíz. Los niveles de daños son: muy alto (20 %), medio (30 %) y bajo (50 %). Como lo detalla Araquistain, los vientos del ciclón podaron las copas de los árboles; por ello, el Marena limpiará la zona para impedir que el material que fue derribado (árboles, ramas, hojas) provoque incendios en la época seca (de febrero a mayo). Foto: El 19 Digital. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ