PRESIDENTE LUIS GUILLERMO SOLÍS CONDICIONA VISITA A ORTEGA

None
  Dos días después de que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, declarara estar dispuesto a normalizar las relaciones con Costa Rica y visitar ese país, el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís respondió asegurándole estar dispuesto a verlo; no obstante condicionó la normalización de las relaciones.   Este miércoles, Solís afirmó que espera dos señales concretas para creer en el mensaje de conciliación que lanzó Ortega el 5 de diciembre, mientras recibía las credenciales del nuevo embajador tico en Managua, Eduardo Trejos.   "Esa confianza se basa, principalmente, en cosas concretas. ¿Cuáles son los hechos concretos que yo esperaría que sirvan de base para reconstruir esa relación? En primer lugar, el pago de las indemnizaciones que fueron ordenadas por la Corte Internacional de Justicia a Nicaragua y un segundo tema, pero no menos importante, el retiro definitivo e incondicional del personal militar nicaragüense que se encuentra ubicado en un pequeño campamento que está en territorio costarricense y que ya fue denunciado por la Cancillería en una declaración de hace pocos días", subrayó Solís a los medios de ese país. De acuerdo a información del diario La Nación, la Cancillería afirma que "hace meses" envió a Managua el estudio que fundamenta el cobro, cuyo plazo de cancelación vence el 16 de diciembre. La relación entre ambas naciones empeoró desde octubre del 2010, cuando Costa Rica denunció una invasión del Ejército de Nicaragua a isla Calero, en el Caribe norte, con el pretexto del dragado del río San Juan. El litigio lo resolvió la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a favor de Costa Rica el 16 de diciembre del año pasado, condenando a Nicaragua a pagar los daños, reconociendo la soberanía costarricense sobre isla Portillos (extremo norte de isla Calero) y declarando que Managua cometió una invasión.   Para el experto en Derecho Internacional Mauricio Herdocia, esta apertura por parte de ambos mandatarios es una buena oportunidad para liquidar tanta distancia que había entre las naciones vecinas y afectaba de una forma negativa diversos sectores sociales.