SUBE A 254 LOS MUERTOS EN COLOMBIA TRAS AVALANCHA

La brutal avalancha que arrasó la ciudad de Mocoa, en el sur de Colombia, mató a 254 personas, entre ellas 43 niños, según un último balance, y dejó a un pueblo invadido por barro, piedras y una gran desolación.

Más de 200 heridos son atendidos tras el alud causado por el desborde de tres ríos la medianoche del viernes luego de inclementes lluvias en la región andina. "Un mar de lodo" que se llevó todo por delante, según testigos.

"Me informan que desgraciadamente la cifra de muertos subió a 254", tuiteó el presidente Juan Manuel Santos, que ha encabezado las tareas de socorro y de reconstrucción.

Con el lodo aún no totalmente seco, "sigue la labor de búsqueda para encontrar sobrevivientes, aún estamos dentro de la ventana de las 72 horas posteriores a un desastre así", dijo a AFP un portavoz de la Cruz Roja Colombiana.

colombia 4

Además, avanza la identificación de cadáveres que permanecían en el hospital de la ciudad.

La Cruz Roja estimó en 45 mil los afectados en Mocoa. Gran parte de la población seguía sin energía eléctrica ni agua corriente, aunque el servicio de energía se ha restablecido en un 20% con plantas eléctricas auxiliares.

Santos destacó la necesidad de garantizar agua potable para evitar "una epidemia y una crisis de salud pública aún mayor", y explicó que se instalarán cuatro plantas potabilizadoras, mientras cisternas llevarán el líquido diariamente.

Para prevenir infecciones en esa calurosa y húmeda ciudad amazónica, expertos desarrollarán un plan específico y se ha iniciado ya una campaña de vacunación, anunció el gobierno.

colombia 5

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal guerrilla del país que se apresta a dejar las armas tras firmar la paz, se declaró "adolorida" por el desastre y ofreció colaborar en la reconstrucción.

Desde el papa Francisco a los líderes del mundo expresaron su solidaridad con Colombia. El gobierno chino donó incluso un millón de dólares para ayuda humanitaria, gesto que Santos agradeció.

"Sé que el dolor nos acompañará para siempre (...) pero vamos a dedicarnos a devolverle la esperanza a Mocoa", dijo Santos.

Esta avalancha supera al último gran desastre natural de Colombia, un deslave en Salgar que dejó 92 muertos en mayo de 2015.