CRÍMENES CONTRA MUJERES CADA VEZ SON MÁS ATROCES

Desde estranguladas, hasta quemadas y enterradas vivas han sido asesinadas 29 mujeres de enero a julio en Nicaragua, según contabiliza el organismo de Católicas por el Derecho a Decidir en un informe presentado a los medios. Uno de los casos más sonados a nivel nacional e internacional fue el de Vilma Trujillo, quien fue quemada viva el pasado 22 de febrero en una iglesia evangélica de la comunidad El Cortezal, en Rosita, Caribe Norte. En ese entonces los movimientos defensores de las mujeres protestaron en las afueras de los Juzgados de Managua exigiendo que el crimen de Vilma Trujillo se tipificara como femicidio; sin embargo las autoridades decidieron tipificar el delito como asesinato y secuestro simple. En el barrio La Fuente una mujer fue asesinada por su expareja | Foto: Archivo Miurell Gutiérrez, dirigente del movimiento Gaviotas de Rosita  dijo en ese entonces que el supuesto pastor Juan Gregorio Rocha Romero ejercía autoridad sobre Vilma Trujillo, valiéndose de su calidad de “pastor”. Por su parte Elia Palacios de la Asociación de Mujeres AXAYACATL, manifestó que la Ley 779 establece que hay femicidios en el ámbito privado y en el ámbito público, y el crimen contra Trujillo fue en el ámbito público.

ENTERRADAS VIVAS Y ESTRANGULADAS 

Otro de los crímenes más atroces es el caso de la adolescente Rechel Paola Rostrán Obando, quien fue enterrada viva en la sala de una vivienda de un barrio capitalino. Rostrán había sido reportada como desaparecida desde enero cuando salió con unas amigas y fue hasta seis meses más tarde que su osamenta fue encontrada por casualidad mientras un inquilino realizaba un mantenimiento en las tuberías. El Comisionado General Francisco Díaz, Sub director de la Policía Nacional, detalló que la joven supuestamente fue asesinada por Walter David quien la golpeó salvajemente hasta dejarla inconsciente y luego —según la versión de las autoridades— buscó la ayuda de Guillermo José Cuaresma Núñez, de 22 años, alias el “Gordo Cuaresma”, Mikel Prado, alias “Ángel”, quienes cavaron un hoyo para enterrarla viva.

© 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!