¿POR QUÉ LA GENTE MARCHÓ CONTRA PRICESMART PERO CALLÓ ANTE LA VIOLACIÓN A UNA NIÑA?

La falta de conciencia en la población, la naturalización de la violencia, y la cultura machista, son tres de los varios factores que mantienen a la población paralizadas ante hechos repudiables como los abusos sexuales y los feminicidios en Nicaragua, según analiza la dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), Juanita Jiménez. Durante una entrevista con Lucía Pineda Ubau, Jiménez explicó que parte de la población ha naturalizado la violencia hacia los (as) niños (as) en Nicaragua a tal punto que causa más furor la violación al derecho de un consumidor, que los crímenes y abusos bárbaros contra la niñez. La violencia "son problemáticas sociales que están ahí presentes en la cotidianidad, en la familia ... (erradicar) la violencia ha sido todo un esfuerzo a través de los años para que se considerara un problema de violación de derechos humanos y de violación a la integridad y al valor de las personas humanas", dijo Jiménez. La activista cree que la discriminación y minimización de hechos relevantes son también parte de una cultura impregnada por la educación. "Cada vez que que se dan estos hechos tan repudiables como el de esta niña (violada a los 13 años), y al igual de otros crímenes a las mujeres,  no sentís ese repudio de PrimerSmart... no es la misma indignación", agregó. En esto coincidió Mónica Zalaquett, directora del Centro de Prevención de la Violencia quien indicó que ha causado más indignación que a una niña no le compren un pastel por el "abuso de una empresa" y no se indignen por las violaciones a la niñez nicaragüense lo cual es "el pan de cada día". "Nos parece escandaloso y terrible que a una niña no le compren un pastel y a mí realmente me molestó el abuso a un cliente de PriceSmart, pero ¡cómo es posible que una sociedad le dé tanta importancia a que una niña no tenga un pastel de cumpleaños por una empresa... pero no nos importe la violación diaria a las niñas!",  criticó Zalaquett, quien catalogó como algo "sin nombre" la desprotección a la niñez en Nicaragua. Las activistas han señalado este miércoles en el marco del Día Internacional de la Niña, que se debería aprovechar esta fecha para recordar las obligaciones que todos (as) tenemos para erradicar la violencia y la denigración hacia las mujeres. En Nicaragua cada hora dos menores sufren de abuso sexual, según datos del Instituto de Medicina Legal (IML). En el año 2016 el IML realizó 16 mil dictámenes relacionados a la violencia sexual, de los cuales 7,600 fueron en niñas menores de 13 años que sufrieron violencia sexual. "En estos momentos están siendo abusadas dos niñas, los abusadores son personas conocidas, o consanguíneas muy cercanas", advirtió. "Nuestro Código de la Niñez y Adolescente establece una serie de políticas que el Estado debería garantizar", finalizó Jiménez.

© 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!