ATRINCHERADOS DE LA UNAN-MANAGUA ENTREGAN MIEMBROS DE LA JS A LA CPDH

Esta mañana los estudiantes que se encuentran atrincherados en la UNAN-Managua hicieron entrega a las autoridades de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) de cuatro jóvenes que llegaron este domingo hasta la universidad, a tres de ellos se les encontró entre sus pertenencias carnet que los acredita como miembros de la juventud sandinista. Los universitarios además hicieron entrega a la CPDH del arma, municiones y documentación de un motorizado identificado como José David Oviedo, que irrumpió la noche del viernes en la UNAN-Managua realizando disparos contra los estudiantes. Entre los jóvenes sandinista que fueron entregados están tres chinandeganos: Diego Varela, David González y Jonathan Martínez, estos dos últimos portaban militancia sandinista. Diego Varela, David González y Jonathan Martínez Los chinandeganos a bordo de un vehículo cruzaron la madrugada de este domingo una de las barricadas que los universitarios tenían en la UNAN-Managua, y fueron detenidos por los atrincherados. “Irrumpieron en el perímetro de seguridad de la UNAN-Managua, inmediatamente en defensa nosotros salimos a detener este vehículo, el cual venía rápido, prácticamente a derribar nuestras barricadas. Les pedimos que se presentaran y revisamos, le comenzamos a hacer preguntas y nos confiesan que pertenecen a la juventud sandinista, en este caso a los paramilitares del Gobierno. Vienen desde Chinandega, ellos de su boca confesaron que se les pagaba a la persona conocida como Jonathan Alexander Martínez Castellón, se le pagaba 3 mil córdobas para reunir a las personas para venir a hacer los ataques, también confesaron que ellos eran armados por la Policía Nacional”, dijo uno de los universitarios. “Nosotros vamos a hacer entrega de estas personas porque nosotros amamos la vida, a estas personas no se le hizo nada, estas personas están bien. Nosotros respetamos la vida de ustedes, independientemente que este Gobierno nos esté asediando día y noche, que este Gobierno esté matando a nuestros estudiantes”, agregó el estudiante. Carnets de militancia FSLN Por su parte los sandinistas chinandeganos negaron pertenecer a las turbas del Gobierno, asegurando que esos carnets de militancia se los dieron cuando tramitaron la cédula de identidad. Además que habían llegado hasta la UNAN-Managua por error pues no conocen la capital. “Veníamos a darnos un relax a Managua y a la misma vez a visitar a un amigo viejo de Chinandega. Yo andaba perdido aquí en Managua. Si encontraron los carnets es porque son carnets viejos, ya se aceptó lo que está sucediendo actualmente con el Gobierno”, declaró Diego Varela. “Nosotros venimos a Managua a dar una vuelta, a salir de la rutina de Chinandega. A la hora de regresarnos a Chinandega pasamos dejando a nuestro amigo por Las Américas, lastimosamente cogimos una ruta que no era porque no conocemos muy bien, y nos metimos en la primera barricada”, aseguró David González, quien refirió que a “la hora de tramitar la cédula te facilitaban ese carnet”. “Cuando salí de mi casa yo no le avisé a nadie. Aprovechamos para constatar que los muchachos (universitarios) tratan de conservar el derecho a la vida, nos están trayendo ante los medios constatando que ellos no son asesinos. Ellos siguen con su causa justa. Fue un incidente tonto de parte nuestra”, expresó Jonathan Martínez. En cuanto al pago de 3 mil córdobas que el Gobierno les da Martínez explicó que “hay una materia por parte del Gobierno, te asignan diferentes tareas políticas en las cuales recibís ese pago”, las tareas son “la visita casa a casa a familias con enfermedades, apoyar las marchas”, pero que él ya tiene unos tres meses de no estar activo, era promotor político, y que ese pago sale de una fundación del Gobierno. “La información que se maneja es que la Policía y muchas afiliaciones al Gobierno son las que brindan a veces equipos, puede ser armamento, comida y diferentes tipos de cosas para apoyar (los ataques)”, explicó Martínez. Racil Saballos, muestra su carnet de militancia FSLN El cuarto joven sandinista que fue entregado, fue identificado como Racil Saballos, quien llegó a la universidad con el argumento de ir a ver un partido de fútbol. “Pregunté en la entrada que si había pasada, me dijeron que sí y yo entré. Yo soy árbitro, les pido disculpas, porque la verdad yo no sabía qué era esto (muestra su carnet de JS), no trabajo para el Gobierno”, comentó Saballos. Marcos Leiva de la CPDH recibió a los jóvenes, quienes posteriormente se fueron del lugar con todas sus pertenencias.  

© 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!