PARLAMENTO EUROPEO CONDENA REPRESIÓN DEL GOBIERNO DE ORTEGA

El Parlamento Europeo condenó hoy la represión y la violencia con la que el Gobierno de Daniel Ortega enfrentó a los manifestantes. Los altos comisionados aseguraron que como Unión Europea ayudarán a Nicaragua para buscar la paz, justicia y la democratización que urgen los ciudadanos. “Condenamos la violencia en Nicaragua, porque los ciudadanos tienen todo el derecho a protestar. Las fuerzas policiales deben actuar con moderación. (…) Deben parar las amenazas y la violencia en el país. Las autoridades tienen que acatar las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”, dijo el comisario Christos Stylianides, encargado de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis. Stylianides indicó en que el Gobierno de Nicaragua, “debería de autorizar una visita del alto comisario de las Naciones Unidas”. Además, recomendó que en el Diálogo Nacional deberían “darse algunas garantías, seguridad de los participantes y asumir las expectativas de la sociedad civil y recomendaciones de la CIDH”. El diputado Luis Pascual, del Partido Popular Europeo, lamentó “el desvío dictatorial en Nicaragua” y extendió su “solidaridad a los periodistas que acaban de ser agredidos por la represión del Gobierno de Daniel Ortega”. Pascual señaló que la actuación del presidente Daniel Ortega van encaminadas a “mantenerse en el poder” mediante la violencia y represión del pueblo nicaragüense, esto lo calificó de “inaceptable”. Ramón Jáuregui Atondo, del Partido Socialista Obrero Español, refirió que en Nicaragua hay “crisis democrática muy profunda, hay una ciudadanía harta del sistema democrático que no lo es. (…) La represión enorme que ha provocado muertes y centenares de heridos es producto de un sistema totalitario”. Jáuregui sugirió al Parlamento Europeo votar el próximo jueves, sobre la crisis en Nicaragua, en cuatro puntos que consideró fundamentales: la condena al Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo por todas las violaciones a los derechos de los nicaragüenses, abrazar y extender solidaridad a todas las familias que son víctimas de todos los abusos, exigir el cese de la represión y la continuidad del Diálogo Nacional en el que se hagan cambios contundentes encaminados a la democratización y un Estado de derecho. Bruselas espera que las autoridades nicaragüenses acepten las recomendaciones de la CIDH que pide acabar con las detenciones arbitrarias y respetar el derecho a la protesta pacífica. También pide al Gobierno de Ortega que autorice una visita del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU al país. "Se necesita un diálogo genuino. Para la socialista Elena Valenciano, "si Ortega escucha será posible abrir un camino nuevo en Nicaragua" y se ha mostrado partidaria se mantener la vía del diálogo, después de que se haya enfriado en las últimas semanas. Por parte del grupo de la Izquierda Unitaria Europea/GUE, el eurodiputado de Izquierda Unida, Javier Couso, se ha sumado al llamamiento para frenar la violencia y ha pedido al Ejecutivo nicaragüense que investigue cualquier abuso de la fuerza que se haya producido. Sin embargo, considera que "no se puede tolerar que con medios violentos se trate de derrocar a un Gobierno electo y legítimo". Stylianides ha cerrado el debate reivindicando que la UE utilice "todos los instrumentos a su disposición para ayudar a Nicaragua en esta hora aciaga". En el debate estuvo presente la universitaria Madelaine Caracas, vocera de la Coordinadora Universitaria. El debate del Parlamento Europeo se realiza en Estrasburgo, Francia.

© 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!