El nicaragüense Sergio Ramírez, en cuarentena: “No tengo una guardián en la puerta pero hay una fuerza que te impide salir y es el miedo”

El autor prepara una serie de charlas con sus colegas que se emitirán por redes
AFP

Reinventarse y darle un nuevo impulso a los acontecimientos culturales que no serán posibles hasta quién sabe cuándo. Desde Managua, capital de Nicaragua, un país en virtual estado de sitio (según un reciente informe de la SIP) pero sin cuarentena obligatoria, el Premio Cervantes Sergio Ramírez anticipa a Clarín la primera iniciativa de Centroamérica Cuenta, el festival literario que lo tiene como motor, se ha propuesto en redes.

Son charlas de media hora o cuarenta minutos para hablar sobre la cuarentena, la creación literaria y las lecturas. Este lunes, a las 15 hora argentina, por Facebook Live y con retransmisión en Twitter e Instagram, el narrador dialogará con la escritora española Berna González Harbour, en el primer encuentro titulado “Autores en cuarentena''. Después habrá nombres como los de los argentinos Claudia Piñeiro y Pedro Mairal, la nicaragüense Gioconda Belli y el chileno Pablo Simonetti

Ramírez conversó con el Consejo del Festival que también integra González Harbour: “Buscamos autores que habitualmente nos visitan y que puedan dialogar de cara a la gente que está haciendo esta cuarentena tan larga. Se está produciendo un cambio muy profundo en la comunicación cultural y no lo estamos notando en profundidad. Se trata del florecimiento de estos escenarios virtuales, en redes. Los museos ofrecen recorridos virtuales, los músicos dan conciertos y la literatura también ocupa un lugar muy importante”

“Este es un gobierno negacionista que promueve que los niños vayan a la escuela y la gente a las playas”

A la pregunta de cómo está sobrellevando el confinamiento en Nicaragua, tan habituado como está Sergio Ramírez a los diferentes escenarios reales donde ofrece conferencias y presentaciones, el escritor dice: “Estamos encerrados en cuarentena voluntaria. Aquí no hay ninguna medida al respecto. Este es un gobierno negacionista que promueve que los niños vayan a la escuela y la gente a las playas. Pero cuando prenda este virus será terrible. Hasta ahora oficialmente se han reportado solo cinco casos de contagio. Pero son cifras mentirosas”

Habla con mucho conocimiento de la situación nicaragüense: fue vicepresidente del gobierno sandinista de su país entre 1985 y 1990, y terminó muy distanciado del entonces y actual presidente Daniel Ortega​.

-¿Cómo sobrelleva la cuarentena teniendo en cuenta que la suya es una actividad solitaria? 

Es una experiencia muy nueva en mi vida ¡y eso que he recorrido bastante!, pero nunca tuve que vivir el encierro obligatorio o quedarme en casa por largo tiempo. Claro que no tengo un guardián en la puerta. Pero como en El ángel exterminador, de Luis Buñuel, hay una fuerza que te impide salir y es el miedo. Entre las razones que se alegan está la de preservar la vida, sobre todo para los más vulnerables. Salir a la calle es un desafío a lo imprevisto y una exposición al riesgo. Entonces, este encierro tiene de todo. Nosotros, con mi mujer, llevamos tres semanas de estar en casa. Las hijas nos traen la comida y las provisiones y dejan todo en la puerta. Es como estar en una cárcel o en un convento

¿Ya meterme a escribir un cuento o una novela sobre la pandemia? No sé, siento que es una especie de oportunismo

¿El confinamiento dispara ideas creativas?

En verdad nunca he tenido problemas con la soledad, con estar en mi casa. En este momento escribo por la mañana y por la tarde. Vivo de la escritura en el encierro, no puedo escribir -como otros- en lugares abiertos o en los cafés. Extraño sí mi vida en los congresos, los festivales, los viajes. Pero todavía no tanto el mundo de afuera, porque sé que está esperándome y se va a restablecer. Ahora vamos a abrir esta ventana virtual con los lectores y los amigos de la literatura en las redes. Solo la experiencia dirá cómo nos irá 

¿Se puede escribir sobre la pandemia estando dentro de ella?

Estoy escribiendo artículos sobre la pandemia. Prefiero escribir sobre cómo es la lectura en este tiempo y en verdad elijo leer. Ya meterme a escribir un cuento o una novela… no sé, siento que es una especie de oportunismo. La experiencia de la literatura tiene que ser meditada para ser digerida. Tiene que transcurrir ese período de reflexión que exige el hecho literario. Por otra parte, uno ve lo que ocurre en las calles de ciudades como Madrid, una de mis ciudades en el mundo, y es muy sobrecogedor. Por eso quisimos convocar a estos encuentros a amigos cercanos. Salvaremos la distancia que nos han impuesto

“El 80 por ciento de las librerías de una ciudad como Buenos Aires están cerradas. Puede que sea un hecho temporal o un fenómeno permanente.”

Usted que vivió la guerra en Nicaragua, ¿qué opina de la frase “Estamos en guerra contra un enemigo invisible”?

Me escalda la palabra guerra porque la gente se mata entre sí. Pero en este desafío la única baja a corto plazo tiene que ser el virus. No se trata de ir a buscar enemigos a todas partes. Los políticos se están cubriendo las espaldas porque les cuesta mucho hacerse cargo de que están manejando situaciones muy difíciles, y no siempre de manera correcta. Estoy viendo bastante demagogia en muchos países. Este es un desafío contra una gran amenaza invisible, que es lo peor que tiene. Y sobrevivir a esa amenaza exige muchas renuncias, y un sentido de humanidad y de solidaridad que debería acrecentarse. Cuando escucho estas tesis de que los que son sacrificables, eso muestra la impotencia de algunos que dirigen el mundo sobre cómo enfrentarse a esta pandemia. Cuando se empieza a hablar de los prescindibles, la amenaza siempre puede ampliarse.

¿De modo que cuando esto concluya usted piensa que habrá cambiado la cultura tal y como la hemos vivido?

Ya está cambiando nuestra cultura, muy profundamente, quizá no nos damos cuenta porque es muy temprano. El otro día leía que en la Argentina la industria editorial y las librerías están pidiendo ayuda al gobierno. El 80 por ciento de las librerías de una ciudad como Buenos Aires están cerradas. Puede que sea un hecho temporal o un fenómeno permanente. Pero los hábitos de lectura van a cambiar. Yo lo lamento porque me gustan mucho las librerías porteñas, sobre todo las más pequeñas

¿Y qué lee en este tiempo de cuarentena?

En tiempos normales mi biblioteca está ahí y puedo ir cuando quiera. En mi estudio tengo los libros que me han mandado y que he comprado, y que tengo en posición de espera para ser leídos. Pero en este tiempo estoy yendo a los estantes de mi biblioteca y haciendo muchas relecturas. Hoy tengo para leer el tomo 3 de los cuatro que componen los Cuentos completos, de Anton Chejov. Es un viejo amigo de mis tiempos de adolescente. En una época normal no me atrevería a leerlo porque son 1300 páginas, pero ahora sé que puede entrar de muchas formas y leerlo de cabo a rabo. He vuelto a los rincones poco visitados de mi biblioteca o que visito de tanto en tanto

Para ver “Autores en cuarentena”

Primer encuentro este lunes a las 12 hora de Nicaragua (15 de Argentina) y 20 hora de España. Sergio Ramírez dialogará con Berna González Harbou. Creadora de la comisaria María Ruiz, psicóloga policial, la escritora española ha resultado un éxito de ventas con “Verano en rojo”, “Margen de error” y “El sueño de la razón”. Es reconocida hoy como una de las grandes firmas del género negro en castellano.

Lo que sigue:

Claudia Piñeiro va a conversar con Daniel Domínguez, periodista panameño el miércoles 7 de abril a las 7 de la noche hora de Managua, 10 de la noche hora de Buenos Aires.

Después, en fechas a confirmar siguen:

  • Gioconda Belli, Fátima Villata y José Adiak Montoya (Nicaragua)
  • Miguel Huezo Mixco (El Salvador)
  • Piedad Bonnett y Alberto Salcedo Ramos (Colombia)
  • María Fernanda Ampuero (Ecuador)
  • Renato Cisneros (Perú)
  • Catalina Murillo y Carlos Cortés (Costa Rica)
  • Daniel Mordzinski (Argentina)
  • Fernanda Melchor y Benito Taibo (México)
  • Pablo Simonetti (Chile)
  • Rodrigo Blanco Calderón (Venezuela)
  • Claudia Piñeiro y Pedro Mairal (Argentina)
  • Nuria Barrios y Luis García Montero (España).

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ