La tragedia de las familias de Guayaquil que no encuentran a sus muertos

El caos provocado por la pandemia de covid-19 en Guayaquil ha dejado serias secuelas en la ciudad: decenas de familias no encuentran todavía los cuerpos de sus parientes para enterrarlos.

Mientras Ecuador se prepara en estos días para dejar atrás la cuarentena e ingresar en una nueva fase de distanciamiento social, en Guayaquil hay muertos que aún no descansan en paz.

La ciudad más golpeada por la epidemia de coronavirus ha pasado de tener familias pidiendo que alguien recoja a sus muertos de sus hogares, a familiares rogando para que se los devuelvan.

El 4 de abril BBC Mundo publicó la historia de Bertha Salinas, que debió embalar los cuerpos de su hermana y su cuñado y esperar cuatros días antes de que el Estado los retirara. Ahora ella quiere saber qué hizo el Estado con los cuerpos.

Lea Además: Disminuyen las muertes diarias por COVID-19 en Nueva York

"Nos han dicho que tenemos que esperar, que en cualquier momento los enterraban y nos mandaban una información. En el 911 nos dijeron que se está sepultando poco a poco y que nos han de dar el aviso. Yo ya puse la denuncia en la Defensoría del Pueblo y tampoco. Ahora no sabemos ni qué hacer".

Pero el caso de Bertha no es el único. Decenas de personas reclaman los cuerpos de sus familiares en los hospitales, la policía judicial, las morgues; lo hacen en persona, por redes sociales o a través de llamadas infructuosas al 911.

Rebeca Nuñez le cuenta a BBC Mundo que su abuela de 93 años, Norma Jordán Ardito, murió por coronavirus el 27 de marzo. Tardaron dos días en llevársela. Todos los que vivían con ella se infectaron, incluyendo su bisnieto de 7 años. Ahora su cuerpo está perdido.

"Nos dijeron que la iban a llevar a una morgue, pero yo he estado llamando al 911 y me dicen que no tienen ningún registro. Que nos acerquemos a medicina legal, pero estamos en cuarentena y no podemos salir así nomás. Revisamos la página de Coronavirus Ecuador y no aparece mi abuela".

Recuerde Leer: EEUU espera que su economía se recupere de la crisis del coronavirus en los próximos cinco meses

En los primeros días de abril el gobierno creó la página coronavirusecuador.com/fallecidos/ para que los familiares puedan encontrar los cuerpos de sus seres queridos, tanto los que fueron retirados de sus hogares como los que murieron en hospitales.

Además, el presidente Lenín Moreno informó el 8 de este mes que le pidió al ingeniero Jorge Wated, la persona designada para lidiar con los cadáveres en Guayaquil, que interpusiera una denuncia ante la Fiscalía para investigar "el mal manejo de fallecidos en las morgues de los hospitales".

BBC Mundo trató de consultar a Wated por las familias que buscan a sus muertos y no recibió respuesta. Tampoco del gobierno local.

Morgues improvisadas

Los reclamos por encontrar a seres queridos son tantos que hasta los medios de comunicación locales han creado sus propios sitios para que la gente haga su denuncia.

El portal de noticias GK fue uno de los primeros en Ecuador en contar la historia de los cadáveres que no aparecen en esta ciudad de más de dos millones y medio de habitantes.

El 3 de abril, con el título "La gente que reclama sus muertos", la periodista Isabela Ponce informaba que en el hospital del Guasmo Sur, en Guayaquil, al menos 20 personas llevaban entre ocho y diez días esperando que les entreguen los cuerpos de sus familiares.

"En la siguiente semana sacamos otra nota de seguimiento de los que aún no habían recuperado los cuerpos y decidimos crear un sitio en nuestra página donde estuviera una lista permanente y actualizada para visibilizar a los que todavía esperan", le dice Ponce a BBC Mundo.

La periodista señala que algunos de estos familiares lograron recuperar los cuerpos de sus parientes tras ingresar al lugar donde se apilaban en el hospital. Uno de ellos fue Darío Figueroa. Su madre, Santa Marianita Barzola Martillo, había fallecido el 28 de marzo.

"Nosotros esperamos por días en el hospital y nos organizamos para hacer fuerza. Un día hablamos con los guardias y pudimos entrar a la morgue", le cuenta Figueroa a BBC Mundo y describe esos momentos:

"Nos pusimos fundas de basura en la cabeza, algunos compraron mascarillas y guantes. El olor era insoportable. Qué barbaridad de ver cualquier cantidad de fallecidos. Uno apilado encima de otro en las bolsas de cadáveres. Y la sangre y la pestilencia que daba miedo".

Lea Mas: “#Irresponsables”, el hashtag de la polémica en España tras la primera salida de los niños durante la pandemia

Esta escena lúgubre de la morgue del hospital Guasmo se repitió en otros hospitales de Guayaquil, como le dice a BBC Mundo Katty Mejía, dueña de una funeraria en la ciudad, que tuvo que ir a recoger cadáveres por las morgues de la ciudad:

"Tuvieron que improvisar hasta que le lleguen contenedores. Al ingresar a las morgues improvisadas, era algo horrible porque veíamos fallecidos en estados de descomposición. Por más que teníamos mascarillas no se resistía el olor. Además del temor de ser contagiados".

Caos

El doctor Carlos Mawyin, especialista en unidades de cuidados intensivos del hospital Teodoro Maldonado, recuerda para BBC Mundo cómo se vivió la crisis por la pandemia de covid-19 en los hospitales de Guayaquil entre la última semana de marzo y la primera de abril:

"Eran tantos los muertos que las morgues hospitalarias se repletaron. Muchos llegaron tan graves que en pocos minutos fallecían. Los familiares incluso solo los dejaban y se iban, y no había a quienes notificar nada. Había pacientes que llegaban auxiliados por desconocidos y sin identificación. En este periodo todo era un caos".

Solo ese estado de caos puede explicar la noticia que en las últimas horas ha asombrado a Ecuador: los familiares de una mujer que murió con síntomas de coronavirus en el hospital Guayaquil recibieron el cuerpo de la mujer después de ocho días de espera y la cremaron.

"Pero la mañana de este viernes 24 (de abril), recibieron la visita de personal médico del nosocomio para explicarles que hubo una confusión y que Alba (Maruri) seguía internada en el hospital, que las cenizas que ellos tenían eran de otro paciente, del cual se investiga su identidad", informa diario El Universo.

El ingeniero Jorge Wated indicó en un tuit que este lunes pondrá una denuncia por este caso y aclaró que su trabajo ha sido de coordinación desde el primero de abril "y no de manejo de morgues de hospitales".

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ