Doctora embarazada lidera lucha contra el coronavirus en un hospital de Los Ángeles para personas de bajos recursos

Zafia Anklesaria, de 35 años, es codirectora de la unidad de cuidados intensivos en el Centro Médico del Hospital Dignity Health California de CommonSpirit, un centro médico que atiende principalmente a poblaciones hispanas y afroamericanas de bajos ingresos

Después de conectar a un respirador a un paciente con coronavirus para ayudarlo a respirar, la doctora Zafia Anklesaria se dio cuenta de que su bebé nunca pateaba durante los procedimientos de emergencia.

No fue hasta que ella regresó a su oficina y se quitó la mayor parte de su equipo de protección que él hizo saber su presencia.

Anklesaria lleva siete meses de embarazo de su primer hijo. La mujer de 35 años trabaja como codirectora de la unidad de cuidados intensivos en el Centro Médico del Hospital Dignity Health California de CommonSpirit, un hospital del centro de Los Ángeles que atiende principalmente a poblaciones hispanas y afroamericanas de bajos ingresos.

Lea Más: Brasil reportó 1.039 nuevas muertes por coronavirus y el total supera las 24.500

La unidad de cuidados intensivos COVID-19 de 22 camas del hospital ha estado al tope de su capacidad o cerca de su capacidad desde fines de marzo. Algunas enfermeras están haciendo turnos de 24 horas debido al alto volumen de pacientes en estado crítico, dijo.

“La clase socioeconómica a la que servimos, las personas tienden a vivir en espacios abarrotados, realmente no tienen el privilegio de un buen distanciamiento social, y como resultado tienden a infectarse más”, dijo Anklesaria.

Según los datos del departamento de salud pública del condado, las personas que viven en las zonas de mayor pobreza del condado de Los Ángeles mueren a causa de COVID-19 más del doble de las personas que viven en las zonas más ricas.

El turno de 12 horas de Anklesaria comienza a las 7 de la mañana. En primedio, trabaja cuatro días a la semana en la UCI y otros uno o dos días haciendo consultas pulmonares con pacientes.

Lea Además: Representante de la ONU afirma que los refugiados venezolanos encaran una “doble vulnerabilidad”

Después de recibir una actualización del turno nocturno, comienza sus rondas, poniéndose y quitándose su equipo de protección personal cuando entra y sale de las habitaciones de los pacientes. Las enfermeras la controlan regularmente, asegurándose de que esté hidratada, protegida adecuadamente y tome descansos para comer.

“No creo que pudiera hacer este trabajo embarazada sin su ayuda”, dijo Anklesaria. Ella ha tenido la suerte de tener un embarazo fácil y el bebé se ha “portado realmente bien”.

“Has permitido que tu madre haga su trabajo muy bien”, le dijo a la barriga.

Sin embargo, le preocupa que el bebé escuche el estrés y la frustración en su voz a medida que avanza en su día.

Lea También: Por qué el tiempo parece pasar volando cuando estamos en cuarentena

“Así que trato de tranquilizarlo cuando tengo tiempo para mí misma, miro hacia abajo y digo que todo está bien, tenemos esto”, dijo.

Aún así, existen limitaciones físicas: lentamente le resulta más difícil mantenerse en pie durante largos períodos de tiempo y, a menudo, vuelve a casa con dolor de espalda.

Una mañana de mayo tuvo buenas noticias: uno de los primeros pacientes con COVID-19 del hospital, un empleado que había pasado casi cuatro semanas conectado a un respirador, estaba listo para que le quitaran el tubo de traqueotomía.

“¡Sí, lo hiciste, estás oficialmente liberado!”, le dijo a Vicente Arredondo, de 65 años, mientras retiraba el tubo.

Cuando regresa a casa, exhausta, su esposo, Aryan Jafari, de 30 años, detiene al perro mientras ella corre hacia la ducha. Ella inicialmente planteó la posibilidad de aislarse de él, pero él no quiso saber nada.

Él se preocupa por ella y el bebé, pero “afortunadamente comprende que quiero y tengo que trabajar”, dijo. “Este es un trabajo que elegimos. Si no lo hacemos, ¿quién lo va a hacer?”.

Jafari es ingeniero y se convence mejor por los datos, por lo que ella le envió estudios que sugieren que las mujeres embarazadas y los bebés no corren un mayor riesgo de contraer el coronavirus. Le ha prometido a su familia que si surge alguna evidencia de lo contrario, se alejará de la UCI.

Leer más: Prohibición de viajes de Brasil a EE.UU. entra en vigencia el martes

Anklesaria, que proviene de una familia de médicos en India, ha estado en los Estados Unidos desde la universidad. Sus padres aún viven en Kolkata y le preocupa que no puedan viajar para el parto.

Debido al virus, ella tiene que ir a sus visitas prenatales sola, aunque su esposo se ha unido a sus citas de ultrasonido a través de FaceTime.

Él le da preguntas escritas para que su obstetra responda: ¿puede ella hacer esto, puede hacer eso?

“La respuesta es siempre sí'.”

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ