Cinco cosas que no sabías de los NFT

Tokens no fungibles. A estas alturas, todos hemos oído hablar del último fenómeno de internet que está arrasando en el mundo del arte y más allá.

Una pequeña maravilla. El artista digital Beeple vendió una de sus obras por la estratosférica cifra de 69 millones de dólares a principios de año, y uno de los fundadores de Twitter, Jack Dorsey, recibió 2,5 millones de dólares por su primer tweet.

Obra digital del artista Beeple

Para quienes se pregunten cómo se puede acceder a una tecnología que promete revolucionar nuestra manera de comerciar, en este artículo explicamos cinco cosas que hay que saber de antemano.

NFT son certificados de propiedad digitales únicos...

Un token no fungible (o NFT) toma su nombre del concepto de fungibilidad, es decir, la idea de que algo se puede replicar y cambiar por otra cosa. Un billete de 10 dólares es un claro ejemplo de un bien fungible: existen miles de millones de billetes de 10 dólares gracias a que la Reserva Federal de los EE. UU. los pone en circulación y su valor es siempre el mismo. Además, pueden usarse para pagar bienes o servicios valorados en 10 dólares.

Por su parte, un bien no fungible es completamente único. Tomemos como ejemplo un billete de lotería premiado: puede que diferentes personas hayan elegido los mismos números, pero el billete no se puede replicar a voluntad.

La Mona Lisa es otro ejemplo de bien no fungible. La gente puede copiarlo, pero nunca conseguirá replicar el original. Y por ello la obra maestra de Leonardo Da Vinci no tiene precio... y es no fungible.

Cuando alguien tiene algo no fungible, es natural que quiera certificar su validez. Y aquí es donde entran en juego los NFT: son certificados virtuales únicos verificados mediante tecnología blockchain. Esta tecnología actúa como una especie de registro de seguridad público independiente, de modo que la gente puede ver los detalles de la transacción y saber quién es el dueño del bien.

En pocas palabras, es un seguro de autenticidad, y la gente está dispuesta a pagar grandes cantidades de dinero por los NFT de ciertas cosas.

…pero la gente puede descargar copias digitales de un bien

Es importante entender que un NFT no evita que la gente pueda copiar digitalmente el bien en cuestión. Con una obra de arte física, se puede controlar dónde se guarda y quién la ve; ahora bien, con una obra NFT, la gente puede descargarla para su colección privada.

Por lo tanto, el valor de un NFT reside en demostrar que uno es el dueño de la versión original de dicha obra, y no de una copia de la misma.

De esta manera, aunque disponer de una copia digital pueda estar bien, su valor nunca crecerá. En cambio, un NFT garantiza que una obra codiciada alcance su verdadero valor por tratarse de la original.

Un buen ejemplo de ello es un NFT de un álbum de música. Los aficionados pueden descargar copias digitales de dicho álbum, pero el músico que disponga del NFT es el único que puede justificar ser el dueño del mismo y obtener un porcentaje de las ventas y los royalties.

NFT son coleccionables

Los coleccionistas saben que lo más divertido de coleccionar es tener algo que nadie más tiene. Tanto si hablamos de un sello o estampa de fútbol poco habitual, resulta emocionante tener algo especial.

Los NFT son los objetos coleccionables definitivos. La NBA ha convertido en tokens algunos de los videos más memorables de su historia para que los aficionados puedan comprarlos y cambiarlos.

Aunque todo el mundo puede ver el video que quiera, algunos de los más deseados se venden por miles de dólares, únicamente para que el dueño pueda decir que es suyo y, si quiere, venderlo al cabo de un tiempo.

La necesidad humana de coleccionar objetos es algo muy arraigado, que algunos expertos relacionan con nuestro pasado cazador-recolector, cuando la supervivencia dependía de acumular el mayor número de cosas. Ello puede explicar por qué la moda de los NFT ha calado tan rápidamente y parece que continuará acaparando titulares durante un buen tiempo.

Pueden acabar con los boletos fraudulentos

Todos conocemos a alguien que ha pagado de más por un boleto de un concierto o, peor aún, que ha comprado un boleto que ha resultado ser falso. Los NFT pueden acabar con esto.

Si el organizador de un evento usa un token para vender los boletos, estos gozarán de un sello de autenticidad irrebatible que los vendedores fraudulentos no podrán replicar. Es más, debido a que la tecnología blockchain permite al dueño de un NFT verificar qué boletos son aceptables, este podrá rechazar aquellos que se vendan por encima de su valor nominal y evitar así la transacción.

Aquí puede haber un gran negocio, ya que muchos artistas importantes han manifestado su rechazo a la reventa y a la falsificación de boletos. Plataformas como Mintbase ya permiten a los organizadores crear boletos en forma de NFT, y el proceso promete simplificarse con el paso del tiempo.

Ha dado pie a ideas muy extrañas... y lo seguirá haciendo

Monochrome Bleu Numérique: aunque suene a película de autor francesa, no es más que un rectángulo azul. O, para ser más precisos, una representación digital de un rectángulo azul.

Esta es una de las muchas ideas inusuales que se venden como tokens no fungibles en Rarible, un sitio web en el que la gente puede comerciar con NFT. El artista responsable de la obra, Demian Thirst, ha reconocido que la idea surgió «un poco como una broma», pero que su intención es desafiar el concepto de propiedad en el mundo digital. Lo cierto es que la obra ha dado mucho que hablar, incluido su precio, establecido en 0,3 Ether (la criptomoneda de la plataforma con tecnología blockchain Ethereum), que actualmente equivalen a 1173 dólares.

Otros NFT raros son una imagen de una columna del New York Times y una «casa digital» en la que resulta imposible vivir, ambas vendidas por más de medio millón de dólares.

Resulta apropiado para un concepto que busca desafiar el modo en que concebimos la propiedad. Aunque podemos usar los NFT para mejorar nuestras vidas, quizá deberíamos aceptar que hay ciertos aspectos de esta tecnología que nunca llegaremos a entender del todo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ