MÉXICO: NIÑA OBTIENE PERMISO PARA USAR MARIHUANA

None
Son hasta 400 episodios de convulsiones diarios los que sufre a sus 8 años Graciela Elizalde, originaria de México. Ella padece una forma grave de epilepsia y después de probar sin éxito decenas de tratamientos para combatirla, ahora tendrá uno nuevo gracias a la autorización de un juez: la marihuana. Graciela, nacida en Monterrey, tiene el síndrome de Lennox-Gastaut, una forma grave de epilepsia que le causa constantemente convulsiones y espasmos difíciles de controlar, además de provocarle atraso en el desarrollo publica BBC Mundo. La pequeña ha sido sometida a decenas de tratamientos sin resultados. Incluso le practicaron una callosotomía, una operación en la que le cortaron tres cuartos del cuerpo calloso del cerebro, con el objetivo de controlar las crisis que padece. Pero esta medida tampoco dio resultado. Grace, como la llaman cariñosamente sus padres, no sólo no mejoró sino que aumentaron la intensidad de sus convulsiones por lo que decidieron probar con otros métodos. Raúl Elizalde y Mayela Benavídes emprendieron una cruzada para que las autoridades mexicanas autorizaran un tratamiento experimental con un derivado de la marihuana utilizando para tratar a estos pacientes en EE.UU. Canadá, España, Uruguay y Brasil. 150904035505_sp_graciela_elizalde_mirror_624x351_reuters_nocredit “Queremos que nuestra hija viva mejor, por eso buscamos más tratamientos”, dice un mensaje en la web que iniciaron con el objetivo de conseguir una excepción a la ley para permitir la importación del medicamento. Saúl Garza Morales, jefe del departamento de neurociencia en el Instituto Nacional de Perinatología asegura que han “agotado todos los recursos conocidos”.

Fármaco prohibido

El fármaco está elaborado con cannabidiol (CBC), un aceite derivado de la planta cannabis sativa o marihuana, que no tiene efectos psicoactivos y que puede contribuir a paliar los efectos de los espasmos que sufre. Los padres buscaron apoyo entre aquellos que “al igual que Graciela, ven su derecho a la salud obstruido por la moral de las autoridades de salud”. Y, por lo pronto, un juez les dio el salvoconducto que necesitaban. El juez Martin Santos Pérez concedió un amparo que ordena a las autoridades federales permitir a los padres de Grace que importen a México el medicamento. “Con esta medida cautelar no se afecta el interés social ni el orden público, pues la sociedad ha manifestado su permanente interés en que se proporcione a los niños los satisfactores, cuidados y asistencia necesarios para lograr su sano crecimiento y desarrollo pleno”, falló el juez. BBC Mundo