OBESO MÓRBIDO FUE EXPULSADO DE UN HOSPITAL POR ORDENAR PIZZA

None
Steven Assanti es de Cranston, en EEUU, y había comenzado el tratamiento que tanto necesita para perder peso. Es que necesita bajar cientos de kilos ya que ahora pesa 363. El tratamiento avanzaba y ya había logrado rebajar 10 kilos, pero no pudo soportar la tentanción. Quebró las reglas, ordenó un delivery de pizza y fue expulsado del programa, y claro, también del hospital. Steven Assati con su madre, cuando aún estaba hospitalizado en Rhode Island Debido al incumplimiento flagrante de la terapia, la dirección del hospital, después de varios avisos anteriores, puso en la calle a Assanti. Ahora, vive en la camioneta de su padre y no tiene de momento domicilio porque alquiló su casa para poder sufragar los gastos del tratamiento. Es que el plan original era permanecer ingresado hasta que alcanzar el peso de 250 kilogramos, para empezar con el tratamiento ambulatorio. Steven Assati no tiene de momento domicilio porque alquiló su casa para poder costear los gastos del tratamiento "La expulsión de mi hijo pone en peligro su recuperación y seguro que le hace recaer en su malos hábitos alimenticios. Espero convencer a la dirección del Kent Hospital para que lo readmita porque su vida corre peligro", declaró su padre. INFOBAE