EL POZO QUE NUNCA DEJA DE ARDER

None
Este pozo lleva ardiendo sin interrupción hace 44 años, y aunque parece un volcán, este enorme cráter de 69 metros de diámetro y 30 metros de profundidad que se abre en mitad del gran desierto de Karakum, es en realidad obra humana. El pozo ardiente queda localizado cerca del pueblo de Darvaza, en Turkmenistán, Asia Central, también es conocido como Puerta del Infierno y se formó en 1971, cuando un equipo de ingenieros y geólogos rusos que realizaba prospecciones en la antigua república soviética perforó por accidente una caverna llena de gas, provocando su derrumbe y creando un agujero que se tragó el campamento y la maquinaria. En ese entonces, para recuperar el equipo, a los técnicos no se les ocurrió otra cosa que prenderle fuego y esperar a que el gas se consumiese, pero fallaron en sus cálculos: Turkmenistán alberga una de las mayores reservas de gas natural del mundo, y nadie sabe cuándo se apagará. De momento, se ha convertido en uno de los reclamos turísticos del país y de la Ruta de la Seda. Diario Ecología

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ