EL ESTUDIO QUE PROMETE CAMBIAR LO HASTA AHORA CONOCIDO PARA COMBATIR LA HIPERTENSIÓN

None
Un importante estudio de la American Heart Association cuestionó las actuales recomendaciones sobre presión arterial. ¿Y si más bajo es mejor? La presión arterial normal es aquella que está por debajo de los 120 milímetros de mercurio (mmHG) cuando el corazón se contrae –la conocida como presión sistólica– una persona no es considerada hipertensa hasta que alcanza los 140 mmHG. Pero esto es algo que podría cambiar en muy poco tiempo. El ensayo Sprint analizó estos cambios en las mediciones con 9.361 pacientes, que participaron por más de tres años y a quienes se les puso como meta bajar los niveles de 90/140 a 80/120. ¿El resultado? A menor presión arterial, mejor. Aquellos que mantuvieron su presión sistólica por debajo de 120, tuvieron tasas significativamente más bajas de muerte prematura relacionadas con el corazón y muerte prematura originada por otras causas. "El mensaje general es que un poco más bajo parece ser mejor", dijo el doctor Paul Whelton, de la Universidad de Tulane y responsable del ensayo Sprint. Aunque investigaciones anteriores han vinculado la presión arterial a mejores resultados del corazón, la mayoría de los estudios no tuvo la magnitud de este ensayo. Sprint fue una prueba estándar que tenía como foco objetivos específicos de presión arterial y seguimiento de resultados, que fueron publicados en el New England Journal of Medicine. Los investigadores asignaron aleatoriamente a distintas personas para que tomen medicamentos para bajar su presión, ya sea por debajo de 140 o por debajo de 120. ¿Deberían descender los valores que se conocen como saludables? El ensayo incluyó a una población específica de personas con hipertensión que están en mayor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y que no tienen diabetes. Por ahora, la AHA y la Asociación Médica de Estados Unidos dijeron que las directrices actuales siguen en pie. Beneficios para todos Los beneficios de la reducción de la presión arterial a menos de 120 fueron equitativos entre los grupos de edad, género, raza e incluso si padecían alguna enfermedad renal crónica. Las personas mayores de 75, por ejemplo, tuvieron los mismos resultados que aquellas que eran más jóvenes y, además, los afroamericanos fueron igual de beneficiados que los blancos, a pesar del hecho de que tienden a tener mayores tasas de hipertensión y son más vulnerables a desarrollar complicaciones de presión arterial alta. Esa coherencia es fundamental, ya que algunos expertos mostraron preocupación por que niveles demasiado bajos podrían ser una mala idea para los ancianos. Los neurólogos, por su parte, temieron que una presión baja pudiera reducir el flujo de sangre al cerebro y contribuir a desmayos, mareos y caídas entre ese grupo etario. Los nuevos parámetros buscan que las personas tengas valores por debajo de 120 Los científicos de Sprint aclararon que aquellos que bajaron su presión de manera agresiva efectivamente mostraron tasas más altas en estos efectos secundarios, con la excepción de las caídas. Sin embargo, "los mayores de 75 años parecieron tolerar la reducción a menos de 120", dijo el doctor Jackson Wright, profesor de Medicina de la Universidad Case Western Reserve. Que las directrices actuales para la presión arterial deban ser modificadas requiere más debate y discusión. Los parámetros sobre el colesterol han sufrido una baja similar en las últimas décadas y algunos expertos en corazón creen que es hora de volver a evaluar los objetivos de presión arterial también. Medicina preventiva Este resultado ya genera controversia. ¿Habría que medicar a personas sanas sólo por prevención? "Teníamos el presentimiento de que menos era mejor; ahora este estudio valida la corazonada", dijo el doctor Wayne Riley, presidente del Colegio Americano de Médicos y profesor de la Facultad de Medicina de Vanderbilt. "Creo que los especialistas tomarán los resultados de manera cuidadosa para sus pacientes y así disminuir el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular mucho antes". Sin embargo todavía, queda mucho camino por recorrer. INFOBAE