DENGVAXIA, LA VACUNA CONTRA EL DENGUE

None
En los últimos días del 2015 y los primeros del 2016, países como México, Filipinas y Tanzania han aprobado la vacuna contra el dengue, y comenzarán su comercialización próximamente, esta es una buena noticia para los viajeros y para toda la población mundial en general, puesto que se podrán evitar los contagios. El mosquito Aedes Aegypti, es el portador de varios virus como la fiebre amarilla, dengue, chikungunya o zika, que afectan principalmente en los países tropicales donde son endémicos. Con esta nueva vacuna, solo el zika y el chikungunya quedarán sin inmunización. La aparición de esta vacuna es un avance global para la salud, ya que al año 50 millones de personas son infectadas en el mundo, de estos 500,000 con dengue hemorrágico, 22,000 fallecidos y el 40% de la población mundial en riesgo. Varios expertos creen que la vacuna se ha retrasado varias décadas, a pesar de la importancia y el alcance de la enfermedad. Han transcurrido más de 75 años desde que comenzaron las primeras investigaciones. La farmacéutica francesa Sanofi Pasteur es la que finalmente ha desarrollado la primera vacuna aprobada contra el dengue. Dengvaxia, su nombre comercial, ya está disponible en cuatro países donde el virus tiene gran incidencia, pero se espera que más países se sumen al listado en los próximos meses. Aunque protege contra los cuatro serotipos de dengue, Dengvaxia no es una vacuna perfecta, pues solamente reduce la posibilidad de contraer la enfermedad un 60% y tan solo puede aplicarse en un rango de edades comprendidas entre los 9 y 45 años de edad. Esta última consideración es especialmente negativa, pues deja fuera a las personas más vulnerables y más afectadas por la enfermedad.
Ante esas excepciones, mientras la vacuna llega a todos los países y comienza a aplicarse a personas que viajen a zonas de riesgo, no queda más remedio que seguir evitando la picadura de mosquitos, siendo aconsejable:
  • Usar repelente sobre la piel y/o sobre la ropa.
  • Llevar manga larga y pantalón largo, en la medida de lo posible.
  • Dormir bajo mosquitera (aunque ventilador o aire acondicionado también los mantiene alejados).
Malaria, fiebre amarilla, dengue, chikungunya, zika, chagas... muchas patologías que afectan al viajero son transmitidas por vectores, otras por el propio hecho de desplazarnos y alimentarnos en lugares desconocidos. A pesar de que las enfermedades tropicales representan una amenaza en los viajes, no deberían frenar a nadie a visitar ningún destino pues, tomando precauciones, se reduce el riesgo de contraerlas. Fuente: Diario del viajero