JOVEN DE 20 AÑOS QUEMO VIVA A SU NOVIA EMBARAZADA

None

Maria Peiner tenía 19 años y estaba embarazada de 8 meses. Su mayor ilusión, expresó su familia, era tener a ese bebé, ya que, a pesar de su juventud, se había hecho a la idea de esa nueva vida.

El padre del niño, Eren Toben, de 20 años, llamó a Maria una tarde bajo la promesa de llevarla a comprar ropa para el bebé junto a un amigo común. Ella aceptó encantada.

Sin embargo, los dos jóvenes engañaron a la embarazada, y en lugar de llevarla a un centro comercial de Berlín, ciudad en la que todos residían, la llevaron a un bosque de las afueras, donde la apalearon, la acuchillaron y finalmente la quemaron viva.

Los motivos de Toben estaban claros: según él, matarla a ella y al feto que llevaba en el vientre era la única manera de ser libre, de asegurarse un futuro sin compromisos y sin obligaciones. No quería ser padre.

Al día siguiente del brutal asesinato, un paseante encontró el cuerpo de la chica. Cuando la policía investigó se hallaron las huellas de Toben y las de su cómplice.

Ambos han sido condenados a 14 años, después de un juicio en el que la jueza dictaminó que los dos chicos habían actuado “con el único propósito de conseguir placer en la destrucción de la vida de otro ser humano”.

Tras el juicio, el hermano de María ha dicho que "espero que nuestra familia pueda tener algo de paz".

Tomado de: Playground

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ