LA IMPORTANCIA DE COMER EN FAMILIA

None
Compartir la mesa es el mejor plan que podemos hacer cada día en familia. Aunque cueste conciliar los horarios es importante que tengamos un tiempo al acabar la jornada para conversar de lo que cada uno ha hecho durante el día. Comer juntos no es únicamente saciar el hambre en torno a una mesa, sino que detrás de sentarse a la mesa en familia hay un significado mucho más trascendente, el de la comunicación, preocuparse por el otro, escuchar a los demás y expresar nuestros sentimientos para que nuestros hijos también aprendan a expresarlos. Por empezar, es fundamental que el televisor esté apagado y no usar el celular, así todos pueden centrarse en ese momento único sin distracciones. No es el momento de dar sermones, ni de dar indicaciones a nuestros hijos con los modales en la mesa, sino de pasarlo bien en familia y de ser positivos. Por más pequeños que sean nuestros hijos es importante que compartan la mesa. Muchas veces no tomamos conciencia de que un acto tan rutinario como sentarse a la mesa pueda ayudar a construir la personalidad de nuestros hijos. Compartir la mesa en familia puede convertirse en un buen momento y perdurar en la memoria de nuestros pequeños como un momento feliz. Depende de nosotros.