¿Cómo ahorrar dinero cada mes? Este sencillo truco te ayudará

El primer paso para empezar a ahorrar está en tener un presupuesto y repartir tu dinero entre diferentes cuentas: uno donde ingresarás tus ahorros, otro para gastos, etc.

Sin embargo, en la mayoría de ocasiones lo más difícil no es elaborar un presupuesto, sino cumplirlo. Y es que, es muy complicado no acabar cogiendo algo de dinero prestado de tus ahorros para comprarte algo en las rebajas, por ejemplo.

Afortunadamente, hay un truco ridículamente sencillo para no caer en la tentación y ceñirte a tu presupuesto: personaliza los nombres de tus cuentas. Es decir, en vez de llamarlo “Ahorros” podrías cambiar el nombre a “tu yo del futuro te lo agradecerá”.

¿Por qué funciona esto? La clave está en elegir un nombre que genere algún tipo de emoción o sentimiento. Cuando tomamos decisiones financieras muchas veces dejamos de lado nuestra parte más racional, y nos guiamos por nuestras emociones. Si el dinero está vinculado a una emoción te lo pensarás dos veces antes de cogerlo.

Además, cuantos más detalles incluyas en el título mejor. Por ejemplo, si estás ahorrando para un viaje ábrete una cuenta y asegúrate de incluir en el título el destino y la fecha del viaje. Cada vez que lo veas te acordarás de cuál es tu meta y por qué es importante, ayudándote a suprimir un impulso.