¿Son las semillas de las manzanas venenosas?

Los alimentos que comemos están cargados de falsos mitos que hacen que a veces los consumamos con miedo.

La manzana es una fruta deliciosa; que, según algunos, esconde un corazón de semillas envenenadas en su interior. De hecho, nunca solemos comernos esa parte, incluso existen unos aparatitos cuyo uso consiste exclusivamente en descorazonar manzanas; pero, entonces, ¿es cierto que las semillas son tóxicas? ¿Podríamos morir al comerlas?

Las respuestas son sí y no, por ese orden. Es cierto que las semillas contienen cianuro, pero las cantidades son ínfimas, absolutamente insuficientes para matar a una persona. De todos modos, veamos por qué.

¿Qué es el cianuro?

El cianuro es una sustancia química que, a determinadas cantidades, resulta letal; ya que impide que las células puedan utilizar el oxígeno contenido en la sangre, de modo que se ocasiona la muerte por asfixia. 

De hecho, es fácil identificar el envenenamiento por cianuro en una autopsia, ya que se observa una acumulación de oxígeno en la sangre, acompañado de altas cantidades de ácido láctico, que resulta de la fermentación que tienen que realizar las células al no poder respirar de la forma habitual.

Como dato curioso, el olor de esta sustancia, similar al de las almendras amargas,  es prácticamente indetectable para los humanos; aunque algunas personas sí pueden hacerlo. Esto es así debido a que esta capacidad, que sólo facilita la detección a cantidades cercanas a la dosis mortal, está asociada a un gen recesivo ligado al cromosoma X femenino.

Entonces, ¿el cianuro de las semillas de manzana puede ser mortal?

El cianuro se encuentra de forma natural en algunos alimentos; como las manzanas, que lo contienen en sus semillas. Sin embargo, esto no significa que comerlas pueda matarnos, principalmente por dos razones.

Para empezar, el veneno está protegido dentro de la semilla; de modo que, si las tragamos directamente, las eliminaremos tal cual y no entraremos en contacto con él. Si las masticamos sí que entrará directamente en nuestro organismo, pero a una dosis muy pequeña, insuficiente para mostrar ningún tipo de síntoma.

De hecho, como nos cuenta el patólogo y genetista Jorge Dotto en un artículo de El Huffington Post, una persona debe consumir entre 1 y 2 mg/kg de esta sustancia para que sea letal, por lo que alguien de unos 7o kg tendría que tomar 20 corazones de manzana o, en su caso, 200 semillas.

Vamos, es muy raro que alguien se coma el corazón de la manzana, pues su sabor no es especialmente desagradable, más raro todavía es que mastique las semillas y digno de estudiar sería que se tome unas 200. Así que, amigos, no temáis. Comed esta fruta sin miedo, que no os va a matar. Eso sí, si os la da una mujer extraña con cara de bruja tened cuidado; y si no os lo creéis mirad lo que le pasó a la pobre Blancanieves.

DEJA TU COMENTARIO

DEJA TU COMENTARIO