Este agosto verás la lluvia de estrellas de las Perseidas

Este año, 2018, será especialmente interesante para observar las Perseidas, también conocidas como las Lágrimas de San Lorenzo por su cercanía con la fecha en el santoral (10 de agosto, San Lorenzo). Esta lluvia de estrellas recibe su nombre -como se conoce en astronomía- por tener su radiante en la constelación de Perseo, esto es, el punto del que parecen partir los meteoros.

Podrás contemplar las Perseidas con mayor actividad serán las madrugadas del 10, 11 y 12 de agosto, y la noche más intensa por excelencia, la del 12-13 de agosto.

Según los astrónomos, se esperan unos 60-70 meteoros por hora pero, es posible que en algunos momentos de la noche, podamos llegar a contemplar entre 150 y 200 meteoros por hora.

¿Será un obstáculo este año la Luna?

Estamos de suerte, pues la luna del día anterior será nueva, por lo que la noche será oscura e idónea para contemplar un fenómeno astronómico de este calibre; uno de los más esperados del año. Se esperan cielos despejados, así que parece que tendremos unas condiciones excelentes para las Perseidas (algo que no ocurre todos los años).

Si tuviéramos condiciones poco ideales como mucha contaminación lumínica, nubosidad, presencia de la Luna -no es este caso- o baja altura del radiante, veríamos menos meteoros.

Recuerda que para ver la lluvia de meteoros no es necesario utilizar ningún dispositivo: podrás contemplarlas y maravillarte con tus propios ojos. Eso sí, asegúrate de alejarte de las casas/edificios para evitar la contaminación lumínica y poder disfrutar de la noche estrellada rodeado de naturaleza salvaje, por ejemplo. No te olvides de llevar ropa de abrigo, ya que por la noche puede refrescar bastante.

¿De dónde proviene esta lluvia de estrellas?

Los meteoros de las Perseidas provienen del cometa 190P/Swift Tuttle -de 26 kilómetros de diámetro-, que cada 133 años completa un viaje a través del sistema solar interno dejando tras de sí una estela de polvo y arena. Cuando la Tierra pasa a través de la zona de escombros, las partículas del cometa -Swift Tuttle en este caso- se ven atraídas por nuestra gravedad y golpean la atmósfera del planeta, desintegrándose y dejando los brillantes destellos de luz que pueden cruzar el cielo a una velocidad de entre 56 y 72 km/s.

¿Desde dónde puedo contemplarlas?

Pueden verse por todo el firmamento. Lo mejor es mirar hacia el noroeste al comienzo de la noche abarcando la mayor porción de cielo posible para no perdernos nada del espectáculo.

 

DEJA TU COMENTARIO

DEJA TU COMENTARIO