¿A qué cesto alude la palabra baloncesto?

Por increíble que parezca, las primeras canastas que se hicieron lo eran en el sentido literal de la palabra. Eran cestos que se empleaban para recoger fruta y que fueron reconvertidos para la práctica del deporte.

Cuando se inventó el baloncesto en EEUU, en 1891, el juego solo tenía trece reglas, y una de ellas establecía claramente que los puntos solo subirían al marcador cuando la pelota entrara en el cesto y permaneciera en su interior. Puede que fuera para evitar los lanzamientos agresivos de la pelota, que entonces eran como las de fútbol.

El juego se detenía cada vez que alguien marcaba, para que una persona pusiera una escalera y sacara el balón del recipiente. Al cabo de un tiempo alguien cayó en la cuenta de que sería más práctico hacer un agujero en la base de la cesta, pero no se pusieron las redes hasta 1906, año en que también se añadió un tablero al aro.