Esto es lo que pasa cuando te aguantas el pipí

Foto/Pinterest

Nuestro cuerpo sabe cuánto se acumula porque la pared de la vejiga está llena de pequeños receptores que envían un mensaje a nuestro cerebro cuando la vejiga alcanza su máxima capacidad.

Afortunadamente, la mayoría de nosotros tiene control total sobre la función de la vejiga, de modo que cuando recibimos este mensaje, podemos optar por aliviarnos de inmediato o mantenerlo un poco, sea por la circunstancia que sea (no hay un baño cerca, vamos en el coche...).

La capacidad normal de la vejiga es de unas 2 tazas de líquido e incluso menos para un niño. La vejiga puede estirarse para contener más que esto, pero hacerlo con demasiada frecuencia puede ser peligroso. En un adulto sano, mantener ocasionalmente la orina no causará problemas, pero puede haber algunos efectos no deseados si se convierte en un hábito.

Los posibles efectos secundarios de retener la orina es dolor en la vejiga, infección del tracto urinario, estiramiento de la vejiga, piedras en el riñón  y daños a los músculos del suelo pélvico.