Lo que oculta Luis Suárez

Decir Luis Suárez es síntoma de gol
EFE

Madrid, 9 feb (EFE).- El apetito goleador del delantero uruguayo Luis Suárez, máximo goleador de LaLiga Santander con 16 goles en 17 partidos y siete en los últimos cuatro, impulsa a este Atlético de Madrid líder con 8 puntos de ventaja, pero el empate del lunes ante el Celta (2-2) apunta que su racha oculta problemas defensivos.

El valor del ariete charrúa para este Atlético es incalculable: su ímpetu y olfato goleador han sido claves en 10 de los últimos 19 puntos sumados por el líder (las victorias ante el Eibar, Alavés y Getafe, y el empate de anoche contra el Celta de Vigo), que pese al tropiezo de ayer retiene 8 puntos de ventaja sobre Barcelona y Real Madrid con un partido menos que sus dos perseguidores.

"Suárez habla por sí solo. Decir Luis Suárez es síntoma de gol. Los ha hecho siempre, no es que ahora los está haciendo como novedad. Es un jugador importante cuando tiene posibilidades dentro de la cercanía del área e intentamos potenciarlo con el equipo", reconoció el entrenador argentino Diego Pablo Simeone.

Sin embargo, el empate ante el Celta, del que no se puede disociar el impacto de las bajas por coronavirus -hasta cinco futbolistas aislados: Mario Hermoso, el portugués Joao Félix, el mexicano Héctor Herrera y los franceses Moussa Dembélé y Thomas Lemar; además del belga Yannick Carrasco, convocado pero sin ritmo tras diez días aislados, y el inglés Kieran Trippier, sancionado por su federación nacional- dejó entrever algunas dificultades en el entramado defensivo del Atlético extensivas a las últimas semanas.

6 GOLES ENCAJADOS EN 4 JORNADAS, LOS MISMOS QUE EN LAS 16 ANTERIORES

Los dos tantos encajados ante el Celta (2-2), los dos recibidos en Cádiz (2-4), el del Valencia (3-1) y el del Eibar (1-2) ofrecen una suma incuestionable: el Atlético ha encajado seis tantos en las últimas cuatro jornadas, la misma cifra de tantos que había recibido en los anteriores 16 encuentros.

De hecho, hasta ahora tan solo el Real Madrid (2-0) y dos equipos de la Liga de Campeones (el Bayern Múnich, que le derrotó 4-0, y el Salzburgo austríaco, al que remontó para ganar 3-2) habían conseguido marcar dos tantos al portero esloveno Jan Oblak, hasta que el Cádiz y el Celta consiguieron marcar dos veces en 90 minutos al meta esloveno en dos duelos seguidos.

                                                     

Una anomalía que preocupa al vestuario rojiblanco. "Estamos permitiendo muchos goles al inicio de los partidos y tenemos que mejorar eso porque sabemos que si queremos pelear por la Liga tenemos que encajar pocos goles y aprender de esos errores para que el sábado que viene no pasen", opinó el capitán Jorge 'Koke' Resurrección en declaraciones a 'Movistar LaLiga' tras el encuentro de anoche en el Wanda Metropolitano.

"Los números están para mirarlos, para observarlos, para preocuparse y para ocuparnos. Y está claro que nos están haciendo bastantes goles en estos partidos. Tendremos que mejorar en una faceta importante del equipo que en estos momentos no está tan firme", añadió Simeone en la rueda de prensa tras el partido.

CON EL MARCADOR EN CONTRA EN TRES DE LAS ÚLTIMAS SEIS JORNADAS

Un elemento destacable del Atlético en los últimos tiempos de la etapa de Simeone al frente era su capacidad para arrancar por delante en el marcador. Así ha sido en 14 de las 20 jornadas que ha disputado en este campeonato, en el que ha conseguido 16 victorias.

Esta dinámica se ha quebrado en las últimas tres semanas, en las que el Atlético ha visto que tenía que arrancar por detrás en el marcador en tres de las últimas seis jornadas ligueras.

Le ocurrió en Eibar, donde un penalti cometido por Carrasco y transformado en gol por el portero serbio Marko Dmitrovic le hizo arrancar cuesta arriba, un duelo remontado con dos goles de Luis Suárez. También en sus dos últimos duelos en el Wanda Metropolitano, tanto el pasado 24 de enero contra el Valencia (3-1), que se adelantó con un golazo desde fuera del área del serbio Uros Racic; como anoche ante el Celta, que hizo el 0-1 con un cabezazo de Santi Mina para acabar empatando 2-2.

Contra el conjunto gallego, además, se vio a un Atlético muy incómodo con la presión y la circulación de balón, en parte a causa de bajas sensibles de su once tipo actual (Hermoso, Carrasco, Trippier, Joao y Lemar estaban siendo titulares habituales). "Es cierto que en el primer tiempo no nos hemos encontrado cómodos", reconoció Koke.

EL PROBLEMA DE LOS LATERALES

Ahondando en estas dificultades en la defensa del líder de LaLiga Santander, los laterales son un elemento crítico en esta situación, una demarcación particularmente afectada por las bajas del conjunto rojiblanco.

Trippier está sancionado hasta el 28 de febrero y su sustituto natural, el croata Sime Vrsaljko, no acaba de asentarse en su puesto, bien por decisión técnica, bien por algún problema físico que le he impedido completar los últimos tres entrenamientos, aunque el club no se ha notificado ninguna dolencia oficialmente.

Esto ha llevado a Marcos Llorente a ejercer de carrilero, un puesto en el que se pierde su indudable potencial ofensivo, puesto de manifiesto durante toda la temporada y anoche sin ir más lejos, ya que en su primera incorporación al ataque dio la asistencia para el 1-1 de Luis Suárez.

En el costado izquierdo -precisamente el lado por el que se generaron los dos goles del Celta-, Carrasco había prosperado como carrilero en los últimos meses, resguardado por Mario Hermoso, cuya ausencia ha generado problemas tanto en defensa como en la salida del balón. El brasileño Renan Lodi sufre en defensa, y tampoco Saúl Ñíguez, otro centrocampista reconvertido a carrilero por exigencias del guión, consigue aportar seguridad en ese costado.

Todos estos elementos circulan en las preocupaciones del líder, pendiente de no tener más bajas por el impacto de la pandemia e incluso de recuperar a Mario Hermoso, que por plazos debería ser el primero en superar la cuarentena ya que dio positivo al mismo tiempo que Carrasco.

En todo caso, el Atlético no tiene mucho tiempo para lamentarse por los dos puntos perdidos, ya que el sábado visitará al Granada en Los Cármenes, y la siguiente semana tendrá un doble enfrentamiento con el Levante (miércoles 17 en el Ciutat de Valencia y sábado 20 en el Wanda Metropolitano) en el que recuperará el duelo que le faltaba respecto a sus perseguidores. Si gana, los 8 puntos actuales de diferencia podrían transformarse en 11, y convertirle en un líder aún más sólido si cabe, pese a su actual bache defensivo. 

Recibe las noticias mas importantes directo a tu celular, únete a nuestro nuevo canal en Telegram, haz clic aquí

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ