BÓER A UN PASO DE CORONARSE

Un 'mar de gente' se apoderó de las taquillas del Estadio Nacional Denis Martínez desde tempranas horas, para conseguir su boleto y ver el cuarto juego de la Serie Final de la Liga Profesional, entre el Bóer y los Gigantes de Rivas. Mientras los fanáticos ingresaban al viejo coloso, los grupos de aficionados comentaban sobre sus aspiraciones del juego, los que vestían colores naranja querían ver a su equipo agigantarse, empatando la serie a dos juegos, mientras que los que usaban colores rojo y blanco querían ver a la Tribu a la par del campeonato. En las graderías, los ánimos tomaron revuelo, los gritos de los sureños se aglomeraron al costado izquierdo del estadio, agitando las banderas en señal de victoria, pero en esta ocasión su ruido fue reducido ante el estremecer de los 'Locos del Tambor', con el ¡Bóer, Bóer, Bóer!, comandado por Clodomiro 'El Ñajo' por el costado derecho de las graderías. Con la mayor parte del público en las butacas, otros sobre las mallas, y los indios tendidos en el terreno de juego, la acción no se hizo esperar más para ver al grandes ligas Wilton López disparando desde la colina, ante la peligrosa artillería de los Gigantes, con los maderos listos para conectarlo. UN BOMBAZO Inició el juego y López retiró en uno, dos y tres a los sureños, dejando el camino despejado a los capitalinos para producir al menos una carrera, pero el dominicano Raúl Reyes se voló la cerca con un jonrón de tres carreras, sacudiendo las graderías del antiguo estadio. En el último episodio y con el partido 6x3 a favor de la Tribu, Juan Carlos Ramírez provocó el coro del 'ponche', unificado en miles de voces a la espera del out 27, abanicó Luany Sánchez y por segunda vez, el coloso tomo vida con la alegría de los que en él se encontraban. Ganó el Bóer y ahora la serie está 3-1, ante los Gigantes.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ