RENUNCIÓ EL PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN ALEMANA DE FÚTBOL POR EL ESCÁNDALO DE CORRUPCIÓN EN EL MUNDIAL 2006

None
El escándalo de corrupción en la FIFA sigue sumando capítulos, a menos de cuatro meses de las elecciones para elegir al sucesor de Joseph Blatter. Ahora fue el turno del presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), quien renunció a su cargo por "responsabilidad política" luego de que saliera a la luz un acuerdo entre Blatter y Franz Beckenbauer por un pago que aún no tiene explicación. Luego de la reunión en la sede del organismo en Frankfurt, Wolfgang Niersbach aseguró que a pesar de todo lo sucedido, no tiene "nada que reprocharse". El dirigente había sido acusado de evasión de impuestos y del pago de sobornos para conseguir la sede de la Copa que se disputó en su país. El hombre de 64 años agregó: "Estuve ahí desde el primer día de la licitación para el Mundial de la FIFA de 2006 y recorrí todo el camino hasta el final de un 'cuento de hadas', trabajando a lo largo de todos estos años de manera limpia, digna de confianza y correcta". Al día de hoy, Niersbach sigue sosteniendo su inocencia, a pesar de su renuncia: "En las áreas que me asignaron, marketing, medios de comunicación, acreditaciones y organización del evento, puedo decir con una clara conciencia que personalmente me comporté de manera irreprochable". El anuncio de la dimisión de Niersbach se produjo durante una audiencia con los responsables de las 16 asociaciones regionales que forman la DFB y se informó que a partir de ahora, los vicepresidentes de la DFB, Reinhard Rauball y Rainer Kochm, se harán cargo del organismo. En el centro del caso, revelado por la revista Der Spiegel, están los 6,7 millones de euros que fueron transferidos a la FIFA en 2002 para asegurarse una subvención de 170 millones de euros para la organización del Mundial 2006. En aquel momento, Niersbach formaba parte del Comité de Organización del Mundial 2006, presidido por Franz Beckenbauer. El mismo dirigente fue quien confesó en conferencia de prensa hace unas semanas este acuerdo que pactaron Blatter y el ex astro del fútbol alemán, aunque no supo justificar el pago. Incluso se conoció que el ex futbolista alemán estaba dispuesto a desembolsar esa suma para recibir la colaboración de la Comisión de Finanzas de FIFA, pero finalmente fue el difunto Robert Louis-Dreyfus, presidente de la empresa de ropa deportiva Adidas, quien juntó la cifra. Si bien se cree que ese dinero fue utilizado para la creación de una caja negra para la compra de votos para la elección de Alemania como sede de la Copa del Mundo 2006, esta teoría fue desmentida por los protagonistas del acuerdo, ya que la localía ya se había escogido. Por su parte, la FIFA rechazó la explicación ofrecida por Niersbach sobre la transferencia de esos 6,7 millones de euros, mientras que Beckenbauer admitió "un error", aunque descartó que esa cantidad sirviese para "comprar votos". El caso tomó una nuevo cariz la semana pasada, cuando fueron registradas la sede de la DFB y los domicilios de Niersbach y del ex presidente Theo Zwanziger, así como del ex secretario general de la Federación Horst Schmidt. Todos ellos están acusados de fraude fiscal y la fiscalía anunció que no podía perseguirlos por corrupción al estar prescriptos los supuestos delitos. INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ