ALERTA MÁXIMA POR EL AMISTOSO ENTRE INGLATERRA Y FRANCIA EN WEMBLEY

None
Tras los siete atentados ocurridos en París que dejaron un saldo de 132 fallecidos y 349 heridos, varios de ellos en situación crítica, los principales países de Europa han comenzado a tomar medidas de seguridad extrema en todos los eventos multitudinarios. Uno de los ataques se produjo en las cercanías del Stade de France mientras la selección local y Alemania disputaban un amistoso previo a la Eurocopa de 2016. Por este motivo, habrá un despliegue de policías armados en Londres, según anunció el subcomandante de la Unidad Especial de Crimen y Operaciones de la Policía Metropolitana de la capital inglesa, Peter Terry. Sin embargo, ambas federaciones han decidido que el encuentro debe jugarse, porque como afirmó en conferencia de prensa el entrenador inglés, Roy Hodgson, "el partido será una demostración clara de que el mundo del fútbol está unido contra estas atrocidades". "Estoy convencido de que la selección y todos nuestros aficionados mostrarán su solidaridad con nuestros colegas franceses y los apoyarán en estos momentos tan complicados", declaró. Hasta ahora, el estado de alerta de Inglaterra ha llegado al nivel dos, "estado severo", pero aún no está en la tercera y máxima categoría: "estado crítico". Lo que significa que corren riesgos de recibir algún tipo de ataque, en este caso, terrorista. Además, el alcalde de Londres, Boris Johnson, asistirá al partido a pesar de las amenazas del ISIS de continuar con sus ataques en Europa. Boris Johnson, Alcalde de Londres, estará presente en el partido entre Francia e Inglaterra. "Las horribles atrocidades perpetradas en París este viernes fueron un ataque contra nuestro estilo de vida, nuestra libertad y nuestra democracia", afirmó el mandatario en declaraciones a medios británicos. No existe una "mejor réplica a esta ideología de odio que continuar con nuestras vidas, con nuestros amores y nuestras pasiones", aseguró y agregó: "El fútbol es una pasión, y es absolutamente correcto que el partido de se dispute y que los aficionados de Inglaterra puedan unirse a sus primos franceses en solidaridad y conmemoración para disfrutar de lo mejor del fútbol internacional". Por otra parte, el primer ministro inglés, David Cameron, redobló la apuesta y afirmó que no tendría problema de llevar a sus hijos a ese partido amistoso: "Sí, los llevaría. Creo que es muy importante que continuemos con nuestras vidas", comentó a la emisora BBC Radio 4. Por ese motivo, se espera un gran operativo policial pocas veces visto para esta clase de encuentros, ya que en condiciones normales este partido no sería catalogado como de alto riesgo. En Londres, alrededor de 500 miembros de las fuerzas de seguridad fueron distribuidos a lo largo de diferentes puntos estratégicos, como aeropuertos y terminales de ferrocarriles, para proteger eventos multitudinarios. Mientras tanto, trascendió que algunos futbolistas franceses se encontraban en desacuerdo con su federación por la idea de jugar el cotejo sin ser consultados. Lo cierto es que el plantel de la selección francesa solamente sufrirá las bajas de Lassana Diarra, quien perdió a su prima Asta Diakite en uno de los ataques, y de Antoine Griezmann, cuya hermana pudo escapar del atentado al teatro Le Bataclan. Por otra parte, el encuentro se utilizará también para homenajear a las víctimas de los atentados del último viernes. "La Marsellesa" sonará en Wembley antes del arranque del encuentro y la Federación Inglesa de Fútbol confirmó que los videomarcadores del estadio proyectarán la letra del himno nacional francés para que los aficionados locales puedan cantarlo. Además, el célebre arco del estadio lucirá los colores blanco, rojo y azul de la bandera de Francia, mientras que en la fachada y en los laterales del estadio estará proyectado la leyenda "Liberté, Égalité, Fraternité" ("Libertad, Igualdad, Fraternidad"), el lema oficial de la República Francesa. INFOBAE