ASI ESTUVO LA SEGURIDAD EN EL ESTADIO SANTIAGO BERNABÉU

None
Los atentados sucedidos el último viernes en París y las amenazas que obligaron a suspender dos partidos internacionales durante esta semana, han provocado que las medidas de seguridad en las principales ligas del mundo deban ser reforzadas.
 
Sin dudas, el encuentro más importante de este fin de semana era el clásico español del sábado entre el Real Madrid y al Barcelona en la capital del país ibérico.
 
El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal catalogaron al cotejo como de 'alto riesgo', por lo que contaría con una presencia policial de 1.000 efectivos de la Policía Nacional, lo que dobla el número habitual y 1.400 miembros de seguridad privada, a los que hay que añadir a la Protección Civil, Bomberos, Policía Municipal y un importante despliegue de agentes que el público no detectará.
 
Por su parte, el Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz contó en conferencia de prensa que: "No se dan las circunstancias objetivas para aplazar el Clásico. Aunque nos planteamos un dispositivo intensísimo de seguridad por razones obvias".
 
El operativo se realizó durante toda la semana, a través de un censo en las zonas aledañas para conocer la identidad de la personas que viven en las casas y edificios que rodean al Santiago Bernabéu.
 
Además, el jueves los perros policía expertos en detectar explosivos, revisaron el estadio y la policía comenzó a controlar el movimiento de los coches que se encuentren en las cercanías.
 
Como medida excepcional, el edificio abrió sus puertas dos horas antes del comienzo del partido y además de los controles de los oficiales, se colocaron detectores de metal en todos los accesos, incluido en los palcos de las autoridades.
 
No sólo las zonas aledañas y el estadio fueron revisados, sino también las alcantarillas.
 
Se dispusieron tres anillos de seguridad para revisar a cada uno de los asistentes, como explicó la delegada del Gobierno de la Comunidad del Madrid, Concepción Dancausa: "Habrá que examinar hasta los bocadillos".
 
 
Además, se prohibió el ingreso al estadio con bolsas o mochilas, 'objetos voluminosos' (como carritos de bebés).
 
Por otra parte, los empleados del conjunto blanco debían llegar cuatro horas antes del arranque del partido y serían revisados uno por uno.
 
Todo este 'megaoperativo' fue único en la historia del clásico que tiene más de 100 años de antigüedad.
 
INFOBAE