LLUVIA DE CRÍTICAS PARA COMISIÓN DE BOXEO

None
Apatía de algunos entrenadores y falta de rigurosidad en las inspecciones de la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop) identifican promotores y pugilistas como algunas de las causas que provocan que los boxeadores suban al cuadrilátero sin estar en condiciones, ocasionando en situaciones extremas su muerte, como es el caso de David “El Terry” Acevedo, quien falleció el sábado, una semana después de desvanecerse en el cuadrilátero. Para Silvio Conrado, presidente de la promotora de boxeo Prodesa, en principio debe evaluarse la responsabilidad de la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional. El trabajo de esta, a criterio del empresario, “es muy superficial”. “No se pueden manejar las cosas desde la oficina. Ninguno, excepto Eddy Gazo, va a los gimnasios. No tienen ni la menor idea de la condición física de los boxeadores”, expresó. Conrado dijo que “no puede un boxeador estar peleando en seis divisiones arriba de su peso”. Como ejemplo puso al joven Rafael Castillo, de León, quien desde julio de 2014 ha boxeado en cuatro categorías diferentes. “La comisión nada hace para regular eso”, agregó Conrado. También cuestionó que muchas veces se pactan peleas entre boxeadores con record ganador contra uno que tiene un historial muy perdedor.

Riesgo

“¿Qué se gana con una pelea tan dispareja?”, se preguntó Conrado. “Lo único que se está haciendo es poniendo en riesgo la vida de los muchachos”. En este aspecto entra otro factor: el árbitro. Conrado mencionó a Onofre Ramírez, quien ha sido muy criticado por suspender peleas. “Lo critica la crónica deportiva, el público, los boxeadores y los entrenadores, pero por actitudes como la de él muchos se han salvado y no han muerto”, aseveró el promotor. “La buena pelea para muchos es cuando se dan con todo. Onofre es bueno, pero no le dan su mérito. Él previene este tipo de cosas”. A todo este panorama hay que agregarle las condiciones en las que viven los pugilistas. En su experiencia como promotor de boxeo, Conrado jamás ha conocido a un peleador que no provenga de extractos pobres. Algunos, dice, suelen llegar a pedir que se concreten peleas para ganar el dinero que hace falta en su casa y por tal motivo no se alimentan bien. Algunos pelean pese a que días antes estuvieron enfermos. “Los entrenadores, en mi opinión, tienen gran parte de la culpa porque tapan al boxeador”, consideró Conrado. Mencionó que además que no exigen una mejor preparación a los pugilistas, los entrenadores a veces antes de las peleas les suministran diuréticos para que bajen de peso, informa END.

Chequeos médicos

Para el boxeador profesional René Alvarado, quien pelea en la categoría superpluma y tiene un contrato con la promotora Golden Boy Promotions, del exboxeador y múltiple campeón Óscar de la Hoya, los chequeos médicos que reciben los peleadores antes de cada enfrentamiento deben ser más rigurosos.  Y es que indicó que el chequeo médico, que es avalado por la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional y se lleva a cabo el día del pesaje, solo consiste en medir la presión arterial de los peleadores y en preguntarles si últimamente han presentado fiebre o padecido alguna enfermedad relevante. En su caso, dijo Alvarado, cada vez que va a tener una pelea es sometido a una serie de exámenes de sangre y clínicos que abarcan, entre otras cosas, el chequeo de su visión y sus órganos. Otro aspecto importante que a su juicio debe ser monitoreado cuidadosamente es la hidratación, debido al afán al que entran muchos peleadores para dar el peso correcto. El secretario general de la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional, Gustavo Jarquín, dijo que revisarán la situación de los pugilistas tras el fallecimiento de Acevedo.