FIFA RECONOCE SOBORNOS EN ELECCIÓN DE SEDES MUNDIALISTAS

None
En un documento oficial de 21 páginas, la FIFA reconoció por primera vez la compra de votos en elecciones de las sedes de los Mundiales y reclamó las "decenas de millones de dólares" que la Justicia de los Estados Unidos percibió por sobornos y que fueron incautados por sus fiscales federales. La solicitud de restitución del dinero fue presentada ante la Oficina del Procurador de los Estados Unidos y la Oficina de Libertad Condicional de los Estados Unidos, y exige la indemnización de 41 ex funcionarios que han sido acusados ​​en la investigación en curso por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. "La FIFA presentó hoy los documentos a las autoridades de Estados Unidos, en un esfuerzo por recuperar las decenas de millones de dólares que embolsaron ilegalmente miembros corruptos de la FIFA y otros oficiales de fútbol", informó el organismo en un escrito publicado en su sitio web. La entidad, presidida por Gianni Infantino desde el pasado 26 de febrero, se declaró "víctima" y explicó que durante numerosos años los acusados han abusado de su posición para enriquecerse personalmente, lo que causó un daño significativo y directo en la propia institución. "Los acusados ​​desviaron el dinero no solamente de la FIFA, sino de los jugadores, entrenadores y aficionados de todo el mundo. Estos dólares estaban destinados a construir campos de fútbol, ​​no mansiones y piscinas; para comprar equipos de fútbol, ​​no joyas y automóviles; y para financiar la cantera y el desarrollo técnico, no para suscribir lujosos estilos de vida", reclamó Infantino. Según el acta de acusación de la Justicia estadounidense, los antiguos directivos del fútbol mundial fueron acusados de haber malversado "más de 190 millones de dólares" y, hasta el momento, "más de 100 millones han sido identificados, recuperados o congelados en los Estados Unidos y en el extranjero". Sobre la base de la investigación estadounidense, la FIFA acusa a Jack Warner, antiguo presidente de la Concacaf y ex vicepresidente de la FIFA, y a Chuck Blazer, ex secretario general de la Concacaf, de beneficiarse de una operación de compra de votos para la atribución del Mundial 2010 a Sudáfrica. Para obtener este torneo, Sudáfrica ofreció un soborno de 10 millones de dólares a cambio de votos a Warner, Blazer y un tercer miembro del comité ejecutivo. Fuente: Infobae

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ