Gareth Bale toma la alternativa tras la marcha de Cristiano

La marcha del portugués Cristiano Ronaldo rumbo a la Juventus de Turín dejó al Real Madrid sin su gran estrella. Ante esto, el club ha depositado su confianza en el galés Gareth Bale que ya ha demostrado durante la pretemporada que esto no le asusta y suma tres goles y una asistencia en cuatro amistosos.

450 goles, máximo goleador del Real Madrid, en 438 partidos, 44 de ellos durante la última temporada en la que promedió un tanto por encuentro. Estos son los números que ha dejado atrás Cristiano y ante los que el resto de la plantilla, encabezados por Julen Lopetegui, debe dar un paso adelante para no echar de menos al delantero portugués.

El conjunto blanco solo ha reforzado la delantera con la llegada de Vinicius, de 18 años y directo del Flamengo, y la vuelta de Raúl de Tomás, que todo indica que se marchará cedido, a poco más de medio mes de que se cierre el mercado de fichajes -el 31 de agosto-, lo que implica una gran confianza en la plantilla.

Especialmente en Gareth Bale. El autor de dos goles en la final de Kiev, el primero tras una chilena, en la que el Real Madrid conquistó su decimotercera Liga de Campeones frente al Liverpool (3-1) ha decidido quedarse en el Real Madrid a pesar de sus palabras tras este partido en las que aseguró que necesitaba "jugar semana tras semana" y que se sentaría con su agente para "valorar la situación".

Una determinación sustentada en que tendrá un papel fundamental en la plantilla del Real Madrid, siendo el jugador llamado a liderar al equipo a base de goles. El galés anotó 21 la pasada campaña en la que una lesión tras un buen inicio le dejó fuera durante dos meses y medio.

Ahora, sin Cristiano Ronaldo, espera aumentar esos números, con mayor protagonismo en los golpeos de falta y desde el punto de penalti, y con más libertad dentro del campo. Unas sensaciones que ya ha demostrado durante los cuatro encuentros de pretemporada en los que ha logrado tres goles y una asistencia.

Frente al Atlético de Madrid en la Supercopa de Europa afronta su primer partido oficial de la temporada en el que el Real Madrid se jugará el título en gran parte gracias a su doblete en la final de la Liga de Campeones.

Todos los ojos estarán puestos sobre Gareth Bale que, en su sexta temporada en el Real Madrid, ve como el expreso le pasa por delante para montarse rumbo a hacer olvidar a Cristiano Ronaldo.