FIFA sancionó al presidente de la Federación de Palestina por amenazar a Messi

La FIFA confirmó este jueves la apertura de un expediente disciplinario contra el presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, después de su llamamiento a quemar las camisetas de Lionel Messi si el astro argentino jugaba en Israel.

La federación israelí anunció la pasada semana la presentación de una denuncia ante la FIFA después de la cancelación del partido amistoso de preparación para el Mundial-2018 entre Israel y Argentina, debido según la instancia hebrea a las "amenazas" de Rajoub dirigidas al capitán de la selección argentina.

El expediente disciplinario contra Rajoub "es el resultado de sus declaraciones ampliamente difundidas en los medios", señaló un portavoz de la FIFA, en un mensaje enviado a la AFP.

Esta suspensión de 12 meses implica la prohibición de participar en cualquier partido o competición que se celebre durante dicho periodo. Por lo tanto, el presidente de la AFP no podrá asistir en ningún cargo oficial, lo que incluye tomar parte en actividades mediáticas en los estadios o en sus inmediaciones los días de partido.

El presidente de la federación israelí, Eini Ofer, felicitó en un comunicado por esta decisión, considerando que Rajoub "cruzó todas las líneas rojas posibles e imaginables".

La cancelación del Israel-Argentina consoló a los palestinos que temían ver al ídolo Lionel Messi prestarse a un acto que ellos consideraban político, y consternó a los israelíes, que se lamentaron por "un capítulo de terrorismo futbolístico".

La anulación del partido amistoso de fútbol en el que se hubieran enfrentado Argentina e Israel en Jerusalén, antes del Mundial-2018, causó conmoción en el segundo de los países y en los Territorios Palestinos.

Un día antes de que se llevara a cabo el partido, frente al campo de entrenamiento de la selección argentina en Barcelona, militantes esgrimieron una camiseta de la selección argentina manchada con pintura roja color sangre y criticaron a los jugadores.

Para Miri Regev, ministra de Cultura y Deportes y ardiente defensora de la soberanía israelí en Jerusalén, no hubo ninguna duda de que esas camisetas ensangrentadas habían sido amenazas de muerte contra Messi, su familia y otros miembros del equipo argentino. En su momento, subrayó con insistencia el carácter "terrorista" de esas amenazas según ella.