Infantino dejará sin Mundial a quienes jueguen la Superliga

Grandes clubes europeos están avanzando en la creación de una Superliga que competiría con la Liga de Campeones que organiza la UEFA
AFP

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, advirtió a los principales clubes europeos sobre la creación de una Superliga continental y aseguró que los futbolistas que jueguen ese torneo podrían ser sancionados sin Mundial.

"Esta amenaza existe evidentemente", dijo el presidente de la Federación Internacional del Fútbol Asociado en un evento con periodistas en la sede del organismo en Zúrich.

"Creo que los responsables serán al final bastante razonables antes de separarse por completo", añadió el dirigente suizo.

Citando documentos filtrados por Football Leaks, la revista alemana "Der Spiegel" y otros medios de comunicación publicaron la semana pasada que los grandes clubes europeos están avanzando en la creación de una Superliga que competiría con la Liga de Campeones que organiza la UEFA.

De acuerdo a lo publicado, una consultora ya presentó los planes del nuevo torneo al Real Madrid en octubre, además de asegurar que 16 de los clubes más importantes del continente firmarán una carta de intención a finales de este mes para la concreción del nuevo torneo. La Asociación de Ligas Europeas aseguró el martes que no tiene conocimiento de esos planes.

En ese sentido, Infantino, presidente de la FIFA desde 2016, tiene en mente la ampliación de Mundial de clubes para que compitan los mejores equipos y no sólo los campeones de cada confederación. La idea del suizo es que se dispute tras la temporada europea y que esté organizado por la FIFA.

Ese torneo "sería la mejor Superliga", indicó Infantino. El proyecto formaría parte de una acuerdo de 25.000 millones de dólares que también incluiría la introducción de una Liga de Naciones global a nivel de selecciones.

La propuesta de Infantino provocó críticas entre los principales actores del fútbol europeo y ahora mismo está siendo revisada por un grupo de trabajo de la FIFA. El dirigente espera que la decisión definitiva al respecto se tome en marzo de 2019 en el Congreso que celebrará la FIFA en Miami.