El tweet racista que le costó la suspensión a Bernardo Silva

El centrocampista del City ha sido sancionado con un partido por racismo tras publicar un tuit con la foto de su amigo acompañada del logo de la fábrica de chocolates.

La federación inglesa de fútbol (FA) sancionó este miércoles 13 de noviembre a Bernardo Silva con un partido de suspensión y la condena al pago de 50.000 libras (unos 58.000 euros).

El castigo se dio por la publicación de un tweet en el que comparaba a su compañero y amigo Benjamin Mendy con Conguito, la mascota de la fábrica zaragozana de productos de chocolate Lacasa.

“Bernardo Silva ha sido suspendido por un partido oficial, multado con 50.000 libras, y deberá someterse a un plan de educación cara a cara tras quebrantar la Regla E3 de la FA”, reza el comunicado que informó esta tarde de la resolución.

“La actividad del mediocampista del Manchester City en las redes sociales el pasado 22 de septiembre rompió la norma E3 (1) dado que fue insultante y/o impropia y/o difamatoria del fútbol, y además constituyó un quebranto agravado, definido en la Regla E3(2), ya que contenía referencias, sea explícitas o implícitas, a la raza, y/o el color, y/o el origen étnico”.

Si la sanción se aplica con carácter inmediato, Silva se perderá el primer partido que dispute el City, contra el Chelsea en el Etihad el próximo sábado 23. El duelo puede decidir el segundo puesto de la Premier.

Ahora el City y el Chelsea ocupan respectivamente el segundo y el tercer puesto de la clasificación empatados a 26 puntos.

El castigo que impone la FA sobre Silva repercutirá en el propio Mendy, que se verá privado de uno de los jugadores más decisivos de su equipo, el único en marcar un gol en la última visita a Anfield (3-1).

Silva y Mendy, ambos de 25 años, son amigos desde que coincidieron en el Mónaco, en donde conquistaron juntos la Ligue 1 en 2017. Allí fue donde Silva cuenta que comenzó a llamar a su colega Conguito, dice, con tono afectuoso.

Silva y Mendy durante un entrenamiento con el City. JASON CAIRNDUFF ACTION IMAGES VIA REUTERS)

"Bernardo es una de las personas más adorables que he conocido", lo defendió Guardiola cuando estalló, hace tres semanas, el escándalo y la FA comenzó a investigar el caso. "Habla cuatro o cinco lenguas, cosa que refleja su apertura de miras. Y uno de sus mejores amigos es Mendy. Son como hermanos. Cogió una foto de Benjamin cuando era un niño y lo relacionó con el tebeo [de Conguito], ya que le pareció que eran similares".

Según la normativa de la FA, un jugador hallado culpable de discriminación racial dentro del terreno de juego debe ser automáticamente sancionado con seis partidos de suspensión. Fue el caso de Luis Suárez, denunciado por Evra por unos presuntos comentarios racistas en 2011.

El caso de Silva es menos grave puesto que se produce fuera del terreno de juego. Según la FA, el panel que se ocupó de juzgarlo consideró que Silva no tiene antecedentes a la hora de atenuar la pena. No se sabe si ayudaron a suavizar el castigo las disculpas de Mendy, que replicó al tweet de su compañero con emoticonos risueños.