CEPAL pronostica una caída del PIB en 1,8% sin descartar contracciones entre un 3% y 4% por crisis del Covid-19

Revista Summa

El nuevo informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), señala que los efectos de la crisis del COVID-19 provocarán una caída del PIB de al menos un -1,8% y no descarta que llegue a ser de entre un -3% y un -4%, o incluso mayor.

La inestabilidad en los países de América Latina tendrá efectos económicos directos en los sistemas de salud regionales "cuya infraestructura es insuficiente para enfrentar los problemas generados por la pandemia" y las tasas de mortalidad, y que habrá efectos indirectos en la oferta y la demanda económica.

Leer más: UNAB: Propuesta para mitigar el impacto del Covid-19 en la economía de Nicaragua

Entre estos últimos señaló cinco aspectos clave:

La disminución de la actividad económica de los principales socios comerciales y sus efectos.

La caída de los precios de los productos primarios.

La interrupción de las cadenas globales de valor.

La menor demanda de servicios de turismo.

La intensificación de la aversión al riesgo y el empeoramiento de las condiciones financieras mundiales.

Otra previsión significativa es el valor de las exportaciones regionales que, se calcula, disminuirá al menos en un 10,7% por el descenso de los precios y "la contracción en la demanda agregada global".

Asimismo, la Cepal advierte que hay que tener en cuenta un factor adicional que puede agravar las desigualdades entre países y grupos de ingresos y que se ha acentuado con la propagación del virus: el uso de internet y las tecnologías digitales.

"Los países de la región tienen capacidades productivas poco sofisticadas y fragmentadas a nivel regional, por lo que se requiere escalar las capacidades nacionales y regionales, principalmente en la producción y provisión de bienes de primera necesidad. Para ello es imperativo impulsar el comercio intrarregional", señala el informe.

El estudio indica que "dadas las desigualdades económicas y sociales de la región, los efectos del desempleo afectarán de manera desproporcionada a los pobres y a los estratos vulnerables de ingresos medios".

Leer más: DESPACHO 505: Las medidas que tres economistas recomienda al régimen

Además, la Cepal refiere el informe contempla la posibilidad de que la crisis aumente el empleo informal, que ya era del 53,1% en 2016, y que las familias más pobres envíen a sus hijos a trabajar incrementando las tasas de trabajo infantil y de baja o nula escolaridad.

Para la emergencia sanitaria la CEPAL destaca que es obligatorio "aplicar inmediatamente y de manera eficiente las medidas de contención sugeridas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), fortalecer los sistemas de salud y garantizar acceso universal a pruebas, medicamentos y curas".

La emergencia social demanda "medidas de protección de los ingresos para los grupos más vulnerables, medidas de protección del empleo, como los subsidios de desempleo e ingreso básico de emergencia, y medidas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas (PYMES) y los trabajadores por cuenta propia".

En relación con la emergencia económica, considera necesarias "acciones de política fiscal, de política monetaria y de cooperación internacional".

La CEPAL también llama "a levantar las sanciones impuestas a Cuba y a Venezuela", permitiendo su acceso a alimentos, suministros médicos y pruebas de la COVID-19 y asistencia médica. "Es tiempo de solidaridad, no de exclusión", señala el documento.

En el informe Cepal reconoce que los países deben  tratar con una triple emergencia actual: la sanitaria, la social y la económica.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ