LOS MANGOS NICAS SEDUCEN AL MERCADO DE EE.UU

Cada una de las tres variedades de mangos que llega a los anaqueles de los supermercados y tiendas de Estados Unidos, procedentes de Nicaragua, pasa por un riguroso proceso de certificación que inicia en las plantaciones y que concluye en la planta de procesamiento. El propósito final es que la fruta llegue al país del norte sana, libre de toda clase de insectos y, sobre todo, de dos tipos de moscas: la denominada mosca del mediterráneo y la mosca del mango. Un documento firmado por un funcionario del Servicio de Inspección de Sanidad Agropecuaria (Aphis), adscrito al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), garantiza que cada contenedor que sale de la finca de 300 hectáreas propiedad de Mangosa, ubicada en El Jicaral, cumple con todos los requisitos exigidos por el gobierno de ese país. El proceso de certificación —en el que también está involucrado un inspector del Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (Ipsa) de Nicaragua— empieza con la colocación de trampas en las plantaciones. El programa de certificación data desde 1994, cuando iniciaron los envíos de mangos a Estados Unidos. Ese año se exportaron 300,000 cajas de esta fruta. Lloyd García, funcionario del Aphis y quien visitó Mangosa la semana pasada como parte de una supervisión anual, recordó que tras la solicitud de exportar, realizada más de dos décadas atrás por el Gobierno de Nicaragua, el Departamento de Agricultura asignó a un grupo científico la evaluación de los riesgos. Se evaluó, dijo, si la importación de la fruta implicaba alguna amenaza para el medio ambiente en Estados Unidos. En ese proceso identificaron que la mosca de la fruta (anastrepha oblicua macquart) era la principal plaga. “Basados en esa evaluación, el Gobierno dijo que Nicaragua podía exportar si hacía un proceso que mitigara los riesgos”, dijo García. El proceso de mitigación que se estableció “es el trampeo de moscas de la fruta en las áreas donde está el mango”, con el objetivo de monitorear las poblaciones de este insecto. El Gobierno a través del Programa de Vigilancia Fitosanitaria, ejecutado por el Ipsa con fondos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, garantiza desde entonces los planes de mitigación y también que estos se extiendan más allá de las plantaciones de mango. En aproximadamente 587 km cuadrados se han instalado trampas y hay un área de amortiguamiento de 217 kilómetros. En 2009 se decretó el área libre de la mosca del mediterráneo y en la actualidad la zona es de baja prevalencia de la mosca del mango. Está previsto que este año se exporten 1,160,000 cajas de mangos a Estados Unidos. Mangosa exporta tres variedades: tommy atkins, keitt y ataulfo. Fuente: END