Las multinacionales han arrasado 50 millones de hectáreas de bosques

Deforestan para sembrar soya y comerciar con ganado y aceite de palma, según reciente denuncia de Greenpeace
La tala indiscriminada es un flagelo mundial.
Confidencial

Al menos 50 millones de hectáreas de tierras han sido deforestadas en todo el mundo en los últimos años por empresas dedicadas a cultivar soya, criar ganado y vender aceite de palma, según reveló un estremecedor informe de la organización ecologista Greenpeace.

El estudio divulgado por el organismo ambientalista con sede en Amsterdam indicó que el área de bosques destruidos por las principales marcas de consumo internacional equivale en tamaño a la superficie total de España.

La cifra es enorme, pero lo que debería impresionar es otro dato: las cifras de deforestación son tan altas a pesar del compromiso asumido por las mismas empresas, hace casi veinte años, de reducir a cero la pérdida de superficie forestal para 2020.

"Es una lástima que en los años posteriores al acuerdo las promesas se revelen casi como un farol y que la producción y el consumo de productos agrícolas vinculados a la pérdida de bosques hayan aumentado drásticamente", indicó Greenpeace.

El documento habla claramente de 50 millones de hectáreas de tierras deforestadas en todo el mundo, que es una superficie del tamaño de España, y eso es una estimación conservadora.

Desde 2010, el área de cultivo de soya en Brasil ha aumentado en un 45%, la producción de aceite de palma en Indonesia en un 75% y la producción de cacao en Costa de Marfil en un 80%.

No sólo eso. En la cuenca del Congo, estamos siendo testigos de violaciones generalizadas de los derechos humanos y medioambientales en nombre del desarrollo y del comercio mundial de materias primas. Es una cleptocracia donde los gobiernos y las corporaciones conspiran para saquear los recursos naturales y el pueblo paga el precio, resaltó el estudio.

“Estas compañías – explica Anna Jones, Líder del Proyecto Global para Bosques de Greenpeace Reino Unido – están destruyendo el futuro de nuestros niños al llevarnos hacia el colapso ecológico y climático. Desperdiciaron una década en medias tintas y hoy vastas áreas del mundo natural han sido destruidas [….] nuestro mensaje a las empresas es simple: evolucione su negocio para prevenir la degradación climática y ecológica.”

Advirtió sin embargo que existen pocas esperanzas de revertir esta situación, ya que para 2050 se espera que el consumo mundial de carne (y por lo tanto de ganado) aumente en un 76%, la producción de soja en casi un 45% y un aumento del aceite de palma en otro 60%.