Oscar René Vargas: El coronavirus y las mentiras del régimen

Ante los hechos de que el mal manejo de la pandemia provocará cienes de muertes evitables y más de cien mil de desempleados nuevos en únicamente en las últimas diez semanas, el régimen Ortega-Murillo rehúsa aceptar la responsabilidad del desastre que su gobierno ha provocado.

Por lo menos decenas o cienes de muertes podrían haberse evitado si se hubieran implementado medidas de distanciamiento social desde el 18 de marzo al conocerse el primer contagiado en Nicaragua. Llevamos diez semanas pérdidas para enfrentar correctamente la pandemia, todo por querer tapar el sol con un dedo.

Recuerde Leer: Fallece Ermis Morales conocico como el panadero encadenado

El régimen, ante la acumulación de evidencias: colapso de los hospitales, entierros clandestinos e incapacidad del régimen para gestionar la crisis sanitaria, debido a su respuesta tardía y mal coordinada costará decenas de fallecimientos de nicaragüenses y una profundización de la crisis económica, continúa negando el desastre y mintiendo sobre el alcance de la pandemia.

Durante enero, febrero, marzo y abril –a pesar de numerosas advertencias de la Organización Mundial de Salud (OMS) que declaró el 11 de marzo 2020 el coronavirus como una pandemia mundial– Ortega, en su comparecencia por TV del 15 de abril, insistió en que el virus no era nada grave, que todo estaba bajo control y que Nicaragua tenía la capacidad para manejar el contagio en los (sic) 19 hospitales del país. Los hechos han demostrado que nadie nunca ha manejado una crisis tan mal como él.

Los hechos han demostrado que el régimen no se había preparado adecuadamente con suficientes pruebas diagnósticas, camas hospitalarias, entrenamiento a enfermeras, material de protección para los trabajadores de la salud y equipo médico (ventiladores y otros). Hasta la fecha, el régimen no asume ninguna responsabilidad por el mal manejo del coronavirus. Existe una alta probabilidad que Nicaragua se convierta en el epicentro de la pandemia en Centroamérica con repercusiones negativas para toda la región.

Lea También: Más de 600 pacientes con covid-19 están hospitalizados en Nicaragua

El 18 de mayo, en la tercera comparecencia en cadena nacional de TV, Ortega continuó con su narrativa de negar la magnitud y alcance de la pandemia, reiterando que todo estaba bajo control; al mismo tiempo, voceros oficiales acusan a los médicos especialistas, periodistas y sociedad civil de estar promoviendo una campaña masiva de desinformación, al promover las directrices y recomendaciones de la OMS, sobre el manejo de la política sanitaria, ya que, según el régimen, existe una intención de utilizar la crisis sanitaria para intentar un nuevo (sic) “golpe de estado”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ