Oscar René Vargas: Economía: segundo semestre 2020

¿Mejorará la economía en el segundo semestre con los préstamos del BID y BCIE por la cantidad de US$ 271 millones de dólares? ¿Tocó fondo la recesión y 2021 sería un año de avance que perfilaría al país en la ruta del crecimiento? Técnicamente la economía entrará en depresión en octubre 2020. Una depresión es posible cuando un país ha tenido 10 trimestres de crecimiento negativo y suma más de dos dígitos de decrecimiento. Ambas condiciones se cumplen a finales de septiembre 2020.

La gran mayoría de los economistas independientes califican de optimista las proyecciones de los economistas del Banco Central de Nicaragua o del Ministerio de Hacienda y Crédito Público al señalar que la economía crecerá en 2021 en 1.2 por ciento. De cualquier suerte, en el mejor de los casos, la poca probable mejoría no sería suficiente para tapar el hoyo de 2018-2020.

En el segundo semestre de 2020, la actividad económica seguirá en terreno negativo. Los efectos de la recesión ya son tangibles, al igual que las afectaciones en los diferentes sectores de la economía. No obstante, todavía es tiempo de acotarlas, todo dependerá de la estrategia que se implemente y la eficacia con la que se realice. La derrota de la dictadura es la precondición y el camino para avanzar en el establecimiento de los mecanismos para enfrentar y superar los retos de la recesión.

Si la dictadura se mantiene en el poder, creo que la economía del año 2021 será peor que 2020, por la incertidumbre propia de un año electoral más la situación política interna. No creo que ningún pacto entre el régimen Ortega-Murillo y el gran capital tenga mucho efecto en la economía, la desconfianza siempre persistirá.

La entrega de los 4 préstamos de parte del BID y BCIE por un monto total de US$ 271 millones de dólares es un tanque de oxígeno económico que le permite al régimen Ortega-Murillo tener un mayor juego político a un Ortega tan castigado y tan emproblemado en cuanto a varias de sus figuras relevantes ha sido sancionados por EEUU.

Hay dos hipótesis de la compra del 25% de las acciones que tenía el Ejército en el Banco de Finanzas (BDF) de parte de su socio principal Stanley Motta: la primera sería evitar cualquier daño colateral, a las empresas de Motta, que les pudiera producir una sanción a la institución Ejército siendo su socio financiero; la segunda es comprar para despejar el camino para realizar la venta a un tercero.

La crisis pública que se vive en la Alianza Cívica, no parece un episodio que vaya a quedar en la anécdota o lo circunstancial y puede significar reacomodos en la relación de los partidos, las organizaciones y los personajes que se han agrupado en torno a la Coalición Nacional.

Esta crisis ha puesto sobre la mesa de discusión las alianzas, explícitas o implícitas, que la Coalición Nacional ha ido tejiendo en el trayecto para conformarse, o ya instalada para sostenerse o procesar con menos problemas algunos momentos críticos de la vida política al interior de la oposición formal.

La estrategia de Ortega es utilizar la zanahoria de las elecciones en 2021, así como el garrote de la represión paramilitar para mantenerse en el poder.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ