Oscar René Vargas: El régimen Ortega Murillo y la Administración Biden-Harris

Aunque ha habido apoyo bipartidista en contra de la dictadura Ortega-Murillo, esta posición se ha centrado principalmente en el Congreso norteamericano. Ni Biden ni sus asesores latinoamericanos han mencionado a Nicaragua durante la campaña, ni tampoco en sus escritos y entrevistas. Salvo el día de ayer (29 de octubre en Miami).

El día de ayer, 29 de octubre, los dos contendientes realizaron actos en Florida, estado clave sin el cual ningún republicano ha ganado la elección presidencial y donde Biden declaró en un mitin argumentando que Trump no puede “promover la democracia y los derechos humanos del pueblo cubano o del pueblo venezolano… porque ha elogiado a tantos autócratas del mundo”.

Lea Más: Joe Biden o Donald Trump, ¿quién le conviene más a Nicaragua?

En ese acto electoral Biden no mencionó el caso de Nicaragua. Sin embargo, el candidato Biden en una entrevista con el periodista nicaragüense de Univisión, Iván Taylor, dijo que no suavizará las sanciones a las dictaduras de Nicaragua, Cuba y Venezuela.

En su campaña Biden ha hablado de la creación de una comisión regional en Centroamérica contra la corrupción, y de la necesidad colaboración tanto de la OEA como de la ONU en ese tema. También, ha indicado la creación de oficina como parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro en Centroamérica para investigar la corrupción. Tema que puede ser un punto muy importante en la lucha contra de la dictadura Ortega-Murillo por el manejo nada transparente de las finanzas en los temas de la energía eléctrica, el combustible, el INSS y el dinero venezolano, entre otros.

Estados Unidos establecerá su liderazgo político en la región centroamericana promoviendo valores sobre la democracia, los derechos humanos, la cooperación económica regional y la lucha contra la corrupción. Biden habla de una estrategia regional de cuatro años para favorecer la seguridad y prosperidad del Triángulo del Norte de la región centroamericana aprobando una inversión de US$ 4,000 millones de dólares para contrarrestar los factores que provocan la migración desde la región. Lo que implica que el régimen Ortega-Murillo no está incluido en ese plan de desarrollo.

Está claro que Biden no se apuntaría a que la dictadura Ortega-Murillo permanezca en el poder, está muy quemado. Por lo tanto, es muy poco probable que un gobierno Biden-Harris le de oxígeno, aunque puede ser una piedra muy pequeña en el zapato de la posible administración demócrata en el año 2021.

Recuerde Leer: Joe Biden promete mantener sanciones a dictaduras de Nicaragua, Cuba y Venezuela

¿Qué pasaría con la ley Nica Act? Esta ley fue aprobada en diciembre de 2018; sin embargo, a pesar de ser una ley vigente, no se ha aplicado en toda su dimensión en los dos años de estar en vigor. ¿Una administración Biden-Harris continuará la política de Trump-Pence de no aplicarla? ¿Qué hará el régimen en el caso de un triunfo de Biden-Harris? ¿Qué hará el régimen en el período posterior a la elección previo a la toma de posesión de Biden-Harris?.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ