Elecciones 2021: el juego, las reglas y las fichas son controladas por la dictadura

Lo que más odia la dictadura y sus aliados es aquellos que piensan de modo distinto; no es tanto la opinión en sí, sino la osadía de querer pensar por sí mismo, algo que ellos no saben hacer.

1.    Tres años después, 2021, la propaganda del régimen es, en esencia, un set de estrategias de comunicación diseñada para trastocar la realidad, sembrar confusión e incertidumbre, desalentar el pensamiento crítico y persuadir a la gente, con base en la repetición de la versión del poder, de que la realidad es lo que la vocería oficial dice que es.

2.    Es decir, el régimen disemina un mensaje por medio de múltiples canales, instituciones y periodistas oficialistas para sincronizar a la sociedad alrededor de las prioridades políticas e ideológicas del régimen. Las mentiras, la represión y las confabulaciones son los elementos tácticos de la estrategia de Ortega-Murillo en su intento de perpetuarse en el poder más allá del 2021.

3.    Los periodistas independientes aun siendo críticos o imparciales terminan siguiendo la agenda informativa impuesta a diario por la propaganda oficial y lo que los hace que algunos se convierten en altavoces involuntarios de la estrategia de comunicación del régimen, caen en el juego amañado del régimen.

4.    Además, los periodistas independientes creen, que cumplen con su deber de informar o que están siendo adversarios durísimos del régimen; sin embargo, lo que consiguen es amplificar el mensaje diseñado por el régimen, al mismo tiempo, sepultan, sin querer, los temas y asuntos incómodos o inconvenientes para el proyecto de la dictadura.

5.    Los periodistas independientes deben de estar lo más cerca que se pueda a los ciudadanos y a la verdad, de la realidad cotidiana, de las demandas más sentidas de la población y lo más distante que sea posible del poder, del poder político y del poder económico.

6.    Actualmente muchos periodistas independientes se juegan la vida frente al poder central, municipal y delincuencial o una combinación de los tres, pero no será con las sanciones norteamericanas ni con los comunicados de los partidos políticos como se podrá superar la actual situación. Para derrotar a la dictadura se necesita combinar la razón, el conocimiento, el valor y la inteligencia.

7.    No debemos permitir que las mentiras del régimen sean la única fuente de información diaria para millones de personas. Por ejemplo, no podemos olvidar que la rebelión social de abril de 2018 no fue un “golpe de estado”, sino una masacre contra los ciudadanos desarmados.

8.    La partida política más importante se juega en casa, con independencia de lo que haga o no los Estados Unidos y la comunidad internacional. La gran mayoría de los nicaragüenses están más interesados en los cambios que en la continuidad del régimen, hace falta una estrategia para aprovechar ese deseo para derrotar a la dictadura.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ