La estrategia inmediata de Ortega-Murillo

1.    Después del fracaso de la reunión de la semana pasada entre Blinken (Secretario de Estados de EEUU) y Moncada (Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua) en Costa Rica; todo parece indicar que el régimen Ortega-Murillo ha tomado la decisión de seguir incrementado la represión y limitando, aún más, las libertades políticas de los candidatos y de los ciudadanos sin tomar en cuenta la presión de la comunidad internacional. Siguen en su lógica estratégica de “el poder o la muerte”.

2.    Por otro lado, la oposición formal sigue sin una estrategia que pueda detener la embestida de la dictadura, tampoco ha establecido líneas rojas, que día tras día gana posiciones para negociar con absoluta ventaja al momento de negociar (después de la farsa electoral), más bien apuesta a seguir en la lógica de participar en las elecciones cueste lo que cueste siguiendo el guión establecido por la dictadura.

3.    El objetivo del incremento de la represión de parte del régimen Ortega-Murillo es que quiere convencer a los periodistas independientes, sectores de la oposición y ciudadanos en general a que abandonen la lucha con un aviso muy claro: ríndete o vas preso; te exilias o te mueres.

4.    En algunos casos, opositores han sido presionados con llamadas telefónicas a ellos o a sus familiares, a quienes se le garantizan a no ser molestados si el líder opositor sale al exilio. Con este método han conseguido que algunos abandonen el país.

5.    Al mismo tiempo, en el análisis estratégico del régimen Ortega-Murillo quiere aprovechar el punto ciego de la política de Biden hacia Nicaragua, centrado en resolver el tema migratorio del Triángulo del Norte centroamericano, para seguir ganando posiciones desde el punto de vista de su supervivencia en el poder, no importando los costos, ya que apuesta al desgaste o al sometimiento de la oposición formal lo que le permite actuar con mayor soltura para continuar recibiendo el apoyo y/o silencio de los poderes fácticos que lo sostienen y que le permite no ceder a la presión internacional.

6.    Para Ortega-Murillo, lo importante es llegar al 2022 con el objetivo de poder negociar su permanencia hasta el 2025, con la esperanza que en ese lapso se produzca un cambio en la correlación de fuerzas a su favor y que le permita continuar en el poder, a cambio de promesas de reformas democráticas y bajar el gas de la represión.

Oscar-René Vargas / 08 de junio de 2021

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ